José Joaquín Carreño Carrillo, dentro de la dependencia de Coomeva Barrancas.

Como una muestra de inconformidad contra la Eps Coomeva,  ayer  tomó la decisión de encadenarse en la puerta de acceso a la sede de esa entidad, José Joaquín Carreño Carrillo, un enfermo renal que le toca viajar tres veces a la semana a la ciudad de Valledupar a hacerse un tratamiento de diálisis.

Carreño Carrillo, se encuentra molesto porque ya se le acabaron los recursos para poder trasladarse a la capital del Cesar, a cumplir la cita médica y Coomeva le debe ocho meses de viáticos y no hay maneras de que los pueda pagar.

Carreño Carrillo, considera que se le están vulnerando sus derechos a la salud y por eso decidió amarrarse unas cadenas en su cuerpo y en sus manos a manera de protesta para que le solucionen el problema.

-Publicidad-

Así mismo está exigiendo un trasplante de riñón, toda vez que recientemente viajó a la ciudad de Medellín, se hizo los exámenes de rigor y resultó acto para el trasplante, sólo se requiere que la Eps Coomeva lo autorice y hasta la fecha no lo ha hecho.

El usuario indicó que ayer mismo le tocaba hacerse las diálisis, porque si no lo hacía mañana sábado debería ser hospitalizado ya que no puede fallar ni una sola diálisis porque se llenaría de líquidos. Señaló que es consciente del riesgo que corre, pero está resuelto y dispuesto a morir en las puertas de Coomeva si no le solucionan el problema.

-Publicidad-