Dos de los fallecidos son: Paulina Orozco y Javier Brito
-Publicidad-

La calma aparente que se observaba al cierre de este domingo 13 de agosto en Maicao se vio interrumpida abruptamente por dos atentados que dejaron hasta ahora varios fallecidos y un número aun no reportado oficialmente de heridos.

Fuentes comunales precisan que en el barrio Los Palitos, fronterizo con el colectivo Donit Vergara donde funciona un estadero, se presentaron unos hechos violentos muy confusos donde salieron lesionadas con arma de fuego varias personas, las cuales fueron remitidas a una clínica local.

En los violentos hechos, un hombre que al parecer fue protagonista en la masacre fue capturado con un disparo en uno de sus hombros, por lo que también fue trasladado a la clínica donde inicialmente fueron atendidas el resto de las personas afectadas en la balacera.

-Publicidad-

Desde la llegada de las primeras personas heridas, la Policía y el Esmad se tomaron las instalaciones del centro asistencial para evitar represalias de los familiares de los heridos.

Decenas de familiares llegaron hasta la clínica privada para solicitar por el estado de salud de sus familiares.

Los muertos podrían ser cinco o siete, según fuentes vecinales y el número de heridos es aún indeterminado, pero por el estado de las heridas podría aumentar el número de fallecidos, dijo una persona muy cercana a la clínica consultada por este medio.

La romería de observadores y familiares de varias familias se agolpaban en la entrada de Clínica Maicao.

Un familiar de uno de los heridos comentó en la puerta de la clínica, que dos hombres habían llegado en una moto y uno de ellos había expresado después de sacar una pistola que “esto hay es que rociarlo a plomo”. Una de las personas más afectada por la gravedad de las  heridas es un joven de apellido Brito, conoció de manera anticipada este medio.

A estos hechos violentos en la ciudad fronteriza, se suman los constantes atracos diarios que se cometen por sujetos que se movilizan en motos. Los robos se presentan a pleno día en las calles céntricas y en los barrios en las propias casas, donde ya las personas no se pueden sentar en sus terrazas porque la inseguridad es impresionante.

Lo que más extraña, es que hace varios días llegó un grupo de las fuerzas especiales del Ejército boinas rojas para ayudar a la Policía, pero los ciudadanos no los ven por ninguna parte, o por lo menos no se refleja en la disminución de los actos delictivos. Noticia en Desarrollo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here