El Presidente Juan Manuel Santos Calderon, saludaba a funcionario de la ONU en la ceremonia del último contenedor en donde se guardaban las armas que utilizó la guerrilla en La Guajira.

La mañana del martes 15 de agosto, se cerró en un contenedor blanco 53 años de una guerra que marcó la historia del país. El municipio de Fonseca en el departamento de La Guajira fue testigo de este gran acontecimiento, donde ocho mil armas abandonaron el Punto Transitorio de Normalización en Pondores.

Un total de 8.112 armas fueron entregados por los ex miembros de las Farc, acto que forma parte del Acuerdo de Paz firmado y que da continuidad a la reinserción hacía la vida civil de quienes por más de cinco décadas estuvieron al margen de la ley.

El acto contó con la presencia del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, quien manifestó que la dejación de las armas da inicio a la construcción de un nuevo país en paz.

-Publicidad-

Desde la firma del Acuerdo, se inició el proceso que llevaría a un país sin guerra. En La Guajira aproximadamente, 250 hombres llegaron hace siete meses al Punto Transitorio en Pondores con la firme decisión de dejar las armas, hecho que se concretó este martes bajo la observación mundial, testigo de este acontecimiento.

El contenedor fue sellado por el mismo Presidente Santos, en presencia de los exguerrillero y miembros de Naciones Unidas quienes fueron los garantes de este proceso histórico.

Las armas fueron retiradas del lugar para la destrucción, cuyos restos serán utilizados como material para la creación de tres esculturas, la cuales, una será instaurada en Cuba, otra en algún territorio colombiano donde el conflicto fue más complejo y una tercera será enviada a la sede de la ONU en Nueva York como emblema del fin de la guerra.

Sin duda este es un nuevo comienzo, así lo resaltó el Presidente de la República al señalar, “nuestro hijos presenciarán una nueva Colombia, sin odios, sin rencores y con mejores oportunidades”.

-Publicidad-