David Alberto Epiayú Epiayú, foto Oficina de prensa Décima Brigada.

Extrañados y preocupados quedaron los padres del soldado David Alberto Epiayú Epiayú, quien murió en la clínica Laura Daniela de Valledupar y al momento de entregarle el cuerpo no le dieron ninguna explicación sobre su deceso.

Sus progenitores, Ana Milena Epieyú Pushaina y Rangel Enrique Epiayú, permitieron que Medicina Legal seccional Valledupar realizara la necropsia, vulnerando inclusive, sus usos y costumbres de su etnia Wayúu; porque no entienden que a causa de vomito y fiebre su hijo perdiera la vida.

“Se le ordenó realizar la necropsia para saber de qué murió mi hijo y el resultado lo entregan en 15 días”, indicó Rangel Enrique Epiayú.

-Publicidad-

El uniformado de 23 años de edad, se encontraba en su etapa de instrucción y entrenamiento en el Batallón de Instrucción y Entrenamiento No. 10 “Juan Bautista Pey de Andrade” en el municipio de La Loma Cesar, cuando el pasado jueves 17 de agosto presentó malestar general, asociado a vomito y fiebre.

Inicialmente, fue atendido en el dispensario del Batallón para la atención primaria por parte del médico de turno, siendo remitido al hospital Jorge Isaac Rincón Torres de La Jagua de Ibirico y ese mismo día fue trasladado a la clínica Laura Daniela donde falleció el pasado sábado.

Al medio día de hoy será sepultado en el cementerio de la familia de su señora madre, localizado en inmediaciones del paraje Chivo Feliz, en el municipio de Hatonuevo.

La Décima Brigada Blindada del Ejército a través de un comunicado lamentó la muerte del soldado regular adscrito al Grupo de Caballería Blindado Mediano “General Gustavo Matamoros D’Costa”.

-Publicidad-
Cargando...