Aspecto de la cocaína decomisada en el corregimiento de Cuestecitas, en el municipio de Albania, sur de La Guajira.

Una llamada a la línea 167, permitió a las autoridades ubicaran en la vía que conduce a Albania, un tractocamión con una sofisticada caleta donde se transportaba la droga que sería enviada a Centroamérica.

Este alijo cayó luego del análisis de la información, se pudo establecer que, en el departamento de La Guajira, la organización liderada por alias “Otoniel”, pretendía movilizar más de media tonelada de cocaína oculta en un vehículo, inmediatamente se procedió a ubicar puestos de control para interceptar el automotor con las características descritas.

Cerca al corregimiento de Cuestecitas se desplegó un operativo para registrar cada uno de los vehículos que por este lugar transitan, a pocos metros el conductor de un tractocamión marca Kenworth hace unas maniobras sospechosas transitando con luces apagadas, se estaciona a un lado de la vía simulando una varada por recalentamiento levantando el capot del carro.

-Publicidad-

Los uniformados se acercaron hasta el lugar para asistirlo, linterna en mano uno de los uniformados detecta que el vehículo no presenta ningún percance mecánico, entonces proceden a inspeccionar en su totalidad el contenido.

Apoyados con perros antidrogas, revisan el cabezote del automotor hasta el cilindro de la cisterna, a simple vista y bajo la escasa luz de la noche era difícil hallar algo irregular, la duda de los policías se hizo más grande, acudieron a la pericia y experiencia haciendo uso de pulidoras y taladros para acceder hasta el interior del tanque, los uniformados no encontraban la misma proporción en el tamaño del tráiler, el interior estaba vacío y se veía más pequeño, por lo que fue necesario romper parte del revestimiento metálico para determinar su contenido.

Después de varias horas se pudo encontrar una cavidad, el tanque estaba modificado y alterado en su totalidad; siguiendo los protocolos de seguridad a fin de evitar una explosión por acumulación de gases, se introduce una lámpara alógena de baterías encontrando un moderno y sofisticado sistema hidráulico que movía una compuerta pequeña desde donde se podía acceder a la caleta sin romperla.

Este sistema se activaba conectando el compresor de aire que traen los vehículos de carga pesada a una válvula debajo del tráiler, es así que atados con una cuerda se pudo encontrar 24 costales de fibra, cada uno fue extraído y dentro se halló 600 paquetes rectangulares con clorhidrato de cocaína.

En la investigación, las autoridades confirmaron que la organización narcotraficante “Clan del Golfo” pretendía transportar la sustancia hasta las costas del Departamento muy cerca a “Puerto Ingles”, para luego ser enviada a las costas de Centroamérica en lanchas rápidas tipo Go-fast.

El costo del alijo incautado alcanzaría los 18 millones de dólares una vez llegara a su destino en Norteamérica.

-Publicidad-
Cargando...