Dos atentados de manos criminales que destruyeron ranchos de comunidades Wiwa en La Guajira y Kankuamo en el Departamento del Cesar, reprochó el Precandidato presidencial Carlos Eduardo Caicedo Omar.

A través de un boletín de prensa Caicedo Omar, indicó que detrás de estos hechos están grupos criminales que operan en el territorio sagrado de los pueblos indígenas, terratenientes tradicionales despojadores, y saqueadores de recursos naturales como el oro y otros metales abundantes en la Sierra.

El primero se presentó en el Resguardo Indígena del río Jerez en el municipio de Dibulla, en el departamento de La Guajira,  en donde dos personas desconocidas llegaron a bordo de una motocicleta y le prendieron fuego a una choza de un nativo Wiwa.

-Publicidad-

El segundo hecho repudiable se originó a orilla del río Guatapurí en el Departamento del Cesar. “Rechazamos y exigimos de las autoridades todas la identificación y el castigo severo para los responsables”, indicó Carlos Caicedo Omar.

Finalmente, el Precandidato presidencial, manifestó que existe un  amedrantamiento, la amenaza, el soborno, el desplazamiento de las comunidades y el asesinato de sus líderes constituyen tristes realidades no superadas; las nuevas agresiones, esta vez contra los lugares sagrados, buscan destruir el universo espiritual de los pueblos nativos para doblegarlos. No lo lograrán. Estamos con ellos por razón y sangre.

-Publicidad-
Cargando...