Ya es sabida la realidad de muchos venezolanos que han cruzado la frontera en busca de oportunidades de vida, las ciudades fronterizas han sido el destino de miles de migrantes que han llegado a ‘rebuscarse’ y sobrevivir.

Tal como lo hace Osias Yohander Penso González, un joven venezolano profesional en sistemas de 30 años, quien como muchos dejos su país porque ya no tenía más que ofrecer, él, junto a su esposa Fabiana Mayreth Suarez Daza de 26 años y su niño de apenas 11 meses, llegaron a Riohacha hace un mes y aunque no es mucho lo que hacen, se sienten tranquilos al tener para comer y dormir.

A pesar de las condiciones en las que vive, que para la sociedad no es la más beneficiosa, agradece la hospitalidad de la gente que a diario se encuentra y que sin pensar le dan una moneda que no representa un valor alto, pero para él y su esposa es suficiente para conseguir el monto que diariamente tiene que pagar para subsistir.

-Publicidad-

“Nunca imaginé que aquí me encontraría con gente tan colaboradora como lo son los guajiros, no se imaginan la ayuda que he recibido, yo vendo confites pero muchos me dan dinero sin necesidad de comprar, lo hacen porque les nace” manifiesta el joven que diariamente sale a la calle con su caja de caramelos y su niño en brazos.

Mientras que su esposa, llega hasta la Avenida La Primera con dos termos de café por la mañana y uno por la tarde, para ganarse 15 mil pesos que junto a lo que él consigue, les sirve para pagar 15 mil de arriendo y seis mil en comida.

“Para ella es más fácil vender porque es mujer y siempre las ayudan más, a mí me cuesta un poco y como me ven con el bebé piensan que me valgo de eso, pero es que no tenemos quien lo cuide”, cuenta Osias Yohander, mientras ofrecía sus caramelos en la plaza Almirante Padilla.

Siente rechazo por aquellos compatriotas suyos que han llegado hasta la ciudad dando una mala imagen por su mal actuar, dice que muchos juegan ‘al vivo’ porque ganas más dinero que él y se van a dormir a la plaza de La India como ‘mendigos’ para recibir las ayudas que diariamente diferentes organizaciones les llevan.

“Yo vine a ganarme la vida, a superarme y eso se hace trabajando, tenemos que resaltar los valores que tiene el venezolano y a los guajiros sigan adelante, resalten lo bueno y no permitan que Colombia pierda el rumbo como paso con Venezuela”.

-Publicidad-
Cargando...