El Centro de Integración Comunitaria -CIC- del barrio 31 de Octubre I etapa, obra inaugurada el 11 de abril del 2015, por la administración municipal del exalcalde Rafael Ceballos Sierra, y ejecutada con recursos del Ministerio del Interior, hoy presenta un notable deterioro que afecta las actividades deportivas y recreativas de niños y jóvenes.

El Centro de Integración Comunitaria (CIC) del barrio 31 de Octubre I etapa, obra inaugurada el 11 de abril del 2015 por la administración municipal del exalcalde Rafael Ceballos Sierra, y ejecutada con recursos del Ministerio del Interior. Hoy presenta un notable deterioro que afecta las actividades deportivas y recreativas de niños y jóvenes.

En octubre de ese mismo año, los fuertes vientos que llegaron con la temporada de lluvias debilitaron la cubierta hasta el punto de desprenderse. Posteriormente, los vándalos fueron hurtando elementos en los sanitarios y hasta cables de energía eléctrica.

Los líderes de la Comuna 10 y la Junta de Acción Comunal del barrio, llevaron las quejas a la Administración Distrital exigiendo la reparación inmediata del escenario, pero hasta ahora, lo único que han recibido son repuestas dilatorias sin soluciones concretas.

-Publicidad-

Omar Gómez, presidente de la Junta de Acción Comunal del 31 de Octubre I etapa, asegura que, en el presente año, no se han realizado encuentros deportivos debido a la presencia de ‘viciosos’ y presuntos delincuentes. “Ya a los niños les da miedo jugar ahí y no se han realizado campeonatos como el año pasado porque eso está deteriorado y vive lleno de ‘chirretes’ que prácticamente se toman el lugar, fumando vicio y dañando la imagen”.

A través del contrato 120 DE 2014, la unión temporal CIC 31 de Octubre, construyó el Centro de Integración Comunitaria. Se destinaron en total $598,398,691 pesos para los servicios de edificación, construcción de instalaciones y mantenimiento.

Arnulfo Pérez, habitante del barrio, manifestó que se han perdidos eventos como rumba terapia, aeróbicos, integraciones comunitarias, entre otros, a causa del abandono de este centro.

“Antes se hacían sesiones de rumba terapia y la gente asistía contenta y todos aprovechaban el ejercicio, pero ahora si es verdad que está todo quieto”, señaló.

Por su parte, Miguel Pitre, secretario de Obras de Riohacha, señaló que el responsable del daño aún debe determinarse a través de un análisis jurídico. “Posiblemente el que diseñó o el que le hizo seguimiento, el que construye, el que le hace la interventoría, entre alguno de ellos está quien debe responder por esta estructura dañada. A eso se suma que se robaron elementos cuyo valor asciende a los 250 millones de pesos, hecho sobre el cual, ya pusimos la respectiva denuncia”, señaló.

Franklin Córdoba, edil de la Comuna 10, mostró su inconformidad con las declaraciones de Pitre y señaló que no es posible que a estas alturas aún no se haya resuelto el problema, “porque ese es una obra fundamental para nuestra comuna y queremos un reparo inmediato, sin tantas demoras”.

-Publicidad-