Junto a los integrantes el grupo de taekwondistas, se encuentra Rosa María Ibáñez Martínez

La práctica del taekwondo inicial fue un acto de rebeldía, desconociendo en el fondo que era un acto de disciplina la que le estaba conduciendo a uno de los deportes más admirados en el mundo luego de su reconocimiento en 1994, cuando el Comité Olímpico Internacional decidió en su Sesión en París, Francia, adoptar al Taekwondo como deporte oficial en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000

Así fueron los comienzos de Rosa María Ibáñez Martínez, la joven que hoy tiene en sus manos la responsabilidad de guiar en Maicao  a un grupo de niños, jóvenes y adolescentes en esta disciplina. A lo de la rebeldía, se sumó en sus comienzos porque le gustaba viajar y conocer cosas diferentes, pero gracias al respaldo de sus padres, quienes supieron sobrellevar su carácter y al instructor, logró salir adelante y hoy es asesora municipal en esa área.

30 estudiantes de la Escuela Municipal y 20 alumnos más desde 4 años hasta  21 en su proyecto particular, muestran la magnitud de su pasión. “Esto del taekwondo no es fácil, pero basta con que tengas la iniciativa porque una vez que tu inicias este deporte, la disciplina va surgiendo dependiendo del interés que tú le pongas, acompañado de perseverancia, principio y valores, es lo que te incentiva a seguir cada día en este deporte”, dice convencida.

Rosa María Ibáñez Martínez

-Publicidad-

Agrega que, para muchos deportistas esta disciplina es un estilo de vida. Sus alumnos que más llaman la atención en las prácticas y en las presentaciones de exhibición curiosamente, son los de 4 y 5 años por la destreza, seguridad y disciplina con que se desempeñan.

A finales de julio pasado participó en la Copa Eco-2017 en Santa Marta, donde se obtuvieron ‘espectaculares resultados’, según sus términos. Obtuvieron tres primeros puestos en diferentes categorías y mejor deportista infantil. Gracias a ese campeonato, el grupo de taekwondistas irán a Cartagena el próximo mes de noviembre, para lo cual ya están ensayando.

Para Rosa María, todo en la vida es un proceso y en las artes marciales no es la excepción, de ahí que es bueno tener en cuenta los colores de los uniformes en esta disciplina; la casaca azul significa el cielo, el color del pantalón que indica la tierra y el cinturón, el individuo que practica el arte.

“El cinturón banco significa que la persona aun no tiene conocimiento del taekwondo, pasado este proceso pasa a ser cinturón amarillo, donde se indica que la semilla está sembrada porque empiezan a caerle los primeros rayos del sol. Posteriormente siguen los cinturones verde, azul, rojo y cinturón negro, el cual muestra la esencia del deporte”, explica entusiasmada la Entrenadora que celebró esta semana con su grupo el día internacional del taekwondo.

Esta disciplina en criterio de la joven entrenadora, permite a los jóvenes y adolescentes alejarse de prácticas insanas y aportarle a la sociedad, ya que tiene unas bases muy importantes como la cortesía, la integridad, la perseverancia, el autocontrol, el espíritu domable y valores como el respeto, la humildad y la lealtad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here