El acueducto de Manaure adeuda más 600 millones de pesos. A pesar de las gestiones comerciales, algunos acueductos siguen sin pagar sus obligaciones por consumo de energía.

Ante esta situación la empresa hace las gestiones para lograr el corte del servicio como última opción, teniendo en cuenta que son entidades constitucionalmente protegidas.

De acuerdo a lo manifestado por Martha Iguarán Daza, gerente de Electricaribe en La Guajira, dadas las condiciones del departamento en cuanto a la problemática de salud con la población infantil es necesario que se garantice el abastecimiento del servicio de agua, toda vez que en las comunidades indígenas por ejemplo, los más afectados son los niños.

-Publicidad-

 

Martha Iguarán Daza

“Es realmente preocupante la situación que presentan las poblaciones de Manaure y Distracción, así como los sectores rurales de Riohacha, donde no ha sido posible que los entes territoriales asuman su  obligación del pago del servicio de energía en acueductos que registran facturas que van desde 9 hasta 33 meses vencidos”, indicó.

Cabe mencionar que, en el caso particular del acueducto de Manaure, fue oficiado a la Intervención Agua y Saneamiento básico, dado que la alcaldía municipal informó que los recursos para el pago se encuentran en la intervención, sin embargo a la  fecha no ha hecho ningún pronunciamiento.

Electricaribe hace un llamado a los entes de control, respecto a la deuda causada por más de mil 700 millones de pesos que afecta directamente la inversión de la empresa.

El acueducto de Dibulla debe 341 millones 600 mil pesos, Distracción al menos 138 millones 838 mil pesos y los acueductos rurales de Riohacha suman 628 millones 697 mil pesos.

-Publicidad-