Hace seis años los nuevos rumbos lo llevaron a un paradisiaco lugar, al norte del país, ahí encontró la oportunidad de emprender un nuevo negocio, apoyado en sus valores de vida y con su señora estableció un punto de llegada para muchos.

Rodrigo Antonio Londoño Zapata, un antioqueño de empuje para los negocios logró con “la paciencia de Job” como él mismo lo señala,  conquistar tierras Wayúu justo en el Cabo de la Vela.

Cuenta que les ha ido muy bien a él y su señora, una Wayúu nativa del Cabo con quien lleva 40 años compartiendo vida, una hija y su negocio el ‘Jepira inn’ donde ofrecen hospedaje, restaurante y paquetes turísticos.

-Publicidad-

“Somos muy recomendado entre los turistas, por nuestros servicios, ya que ofrecemos calidad, seguridad y comodidad”, expresa Rodrigo Antonio orgullo del trabajo que hace, a quien en la parte personal la situación le resulta ‘pesada’ por la diferencia de costumbres y culturas, a la cual respeta pero manteniéndose firme en sus convicciones.

“Es un lugar tranquilo, muy bonito, pero su gente muy desunida, no buscan el bienestar colectivo sino el individual, no se ayudan entre ello y por eso presentan problemas”, de esta manera compara Rodrigo Antonio ambas culturas al considerar que los paisas son “una sola familia donde llegan” sin importar de que linaje provengan.

Rodrigo Antonio Londoño Zapata.

A pesar de las situaciones fuertes que ha vivenciado por su carácter y temperamento ha logrado mantenerse y ser el preferido de muchos ya que para él lo importante es estar en paz consigo mismo sin pensar en lo que el otro tiene sino en lo que él mismo puede conseguir.

“Nosotros vivimos el presente, construyendo el futuro. Amo y agradezco a este lugar todo lo que me ha dado que de una u otra forma voy devolviendo”.

-Publicidad-