De trabajar con capos de la droga a mendigar al frente de los bancos

Juan Carlos Peñalver, hombre que trabajó con los marimberos y la plata la derrochó, hoy al igual que muchos la desea.

-Publicidad-

Por Nelson Rodelo Celedón.

Juan Carlos Peñalver se sienta todos los días a la entrada de la sede de Bancolombia del centro histórico de Riohacha. Todo el que ve entrar o salir de la entidad bancaria, le pide algo de dinero. Viste camiseta tipo polo, un pantalón jean y unas sandalias.

Tiene una tupida barba blanca y su cabello del mismo color; usa lentes para ver fijamente a las personas que serán objeto de sus solicitudes de dinero y con un “cállate sapo” busca censurar a sus detractores, aquellos que profieren algún insulto o simplemente le dicen que ‘vaya a trabajar’.

Este hombre es el famoso ‘Walila’, un riohachero de 50 años, que estudió hasta tercero de primaria en el colegio del fallecido profesor Enrique Lallemand, y posteriormente, se dedicó a diversas labores.

Una de esas labores fue trabajar con los grandes capos que florecieron en la bonanza marimbera como ‘Lucky’ Cotes, Hernán Salas, Bayón Curiel, entre otros. Sus funciones eran servir tragos en las suntuosas parrandas, brindar seguridad y realizar cualquier mandado que le encargaran.

‘Walila’ era bien pagado por los denominados ‘marimberos’. “Me daban 10 mil, 20 mil o a veces 50 mil pesos. Eso en ese tiempo era bastante plata y le alcanzaba a uno para muchas cosas”.

Este hombre cuenta que llegó a tener mucho dinero, que posteriormente malgastaba en fiestas, alcohol y drogas. Asegura que su condición actual es producto de peleas con sus familiares, los cuales ya no lo reciben en su casa. Hoy no tiene esposa, ni hijos y vive solo.

Luego se dedicó a cuidar carros, oficio que ejerció por alrededor de 20 años, para después dedicarse a la mendicidad.

‘Walila’ habla con mucha gente, con unos de forma amigables, con otros, de forma un poco tosca. Sus anécdotas y experiencia le causan risa a quienes lo oyen. Él asegura que en días malos llega a recolectar unos diez mil pesos, y en días buenos ha llegado a guardar hasta $50.000 pesos en sus bolsillos.

Él no lo afirma, pero quienes los conocen, dicen que aún es adicto a la droga, un vicio que ha desmejorado su vida.  Se le ve fumando cigarrillo ávidamente, mientras insulta a todo el que le dice un comentario que no le agrada.

Tilson Antonio Granado Bolaño, quien cuida carros en la plaza Padilla, asegura que la perdición de ‘Walila’ fue la droga y su vida de excesos.

“Yo recuerdo que él ganaba buena plata con los marimberos, pero él toda se la bebía, se la fumaba en marihuana y metía perico (cocaína), por eso es que tú lo ve que está así. Nunca ahorró, ese man es para que estuviera bien y viviera bien”, señaló.

Juan Carlos Peñalver ya no cuida carros ni hace trabajos. Solo deambula por la calle, buscando la caridad de las personas y de amigos o de aquellos que conoció en la época de la bonanza marimbera y todavía lo recuerdan.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here