Muchas calles quedaron convertidas en lodazal

La falta de asfalto en las vías periféricas del Distrito de Riohacha se convirtieron en charcos y lodazal tras las intensas lluvias del fin de semana que impidió que la población saliese o entrase a sus viviendas pon el temor a quedar atollados.

El ciclo lluvioso del 2017 ha vuelto el terreno inestable y naturalmente menos absorbente.

Herminia Montalvo, presidenta de la Junta de Acción Comunal “Villa Campo Alegre”, detalló que los aguaceros no permitieron salir a los vecinos durante el domingo.

-Publicidad-

“Ha llovido tan fuerte por aquí que tenemos emergencia, muchos llegaron a mi casa para que diligenciara una solución porque el agua nos cerró vías de acceso y la gente no podía pasar de un lado a otro o transitar por ahí”, señaló.

La comunidad pide a la administración distrital tan siquiera un aplanamiento de las calles para evitar que las aguas se empocen, no obstante, continua el riesgo de que los vehículos remuevan de nuevo la tierra.

“Ya estamos en contacto con la Secretaría de Obras para que vean la situación y miren que se puede hacer, porque no solo nosotros, sino muchos otros barrios de Riohacha, presentan el mismo problema cada que viene una temporada invernal”, puntualizó la líder comunitaria.

Calles en mal estado en la periferia de Riohacha.
-Publicidad-