Habitantes de Entre Ríos lograron minimizar irregularidades alrededor de licoreras

Hoy en el barrio la gente los fines de semana puede dormir

-Publicidad-

Por Nelson Rodelo Celedón.

La entrada en vigencia del nuevo Código de Policía fue un salvavidas para los habitantes del barrio Entre Ríos de Riohacha, pues con ello se minimizaron las situaciones anormales que se presentas con las licoreras y establecimientos de expendio de licores.

De inmediato Rafael Maestre, presidente la Junta de Acción Comunal, y los demás miembros, debieron socializarlo primeramente para luego ponerlo en práctica y el lugar neurálgico atacar era carrera 7A con calle 27A, en el semáforo.

Dialogaron con los dueños de los establecimientos y después con algunos asiduos usuarios, al igual que los mismos moradores, porque debían ponerlos en cintura para que lograran bajarle el decibel a los equipos de sonidos para la comunidad durmiera en tranquilidad.

“Se les indicaba que estaba prohibido orinar y utilizar altos decibeles en los equipos de sonido. Zona residencial. Multa: $786.898. Nuevo Código de Policía, este mensaje causó un efecto interesante”, indicó el líder comunal.

“Tras dialogar con los propietarios de licoreras y estaderos, en aras de reducir la molestia de vecinos causados por los altos decibeles de los equipos de sonido, las riñas a altas horas de la noche y la imprudencia de muchos al orinar en espacio público”, precisó Maestre quién asegura que las constantes quejas de los vecinos fueron el motor que impulsaron las conversaciones y los posteriores acuerdos.

“Buscamos platicar con ellos para hubiese una mejor convivencia en la comunidad. En común acuerdo hemos aportado para que esa zona presente un mejor estado y haya un mejor comportamiento de la gente. Hemos venido haciendo una actividad educativa en los clientes para que eviten el alto volumen, se diviertan en paz y no utilicen algunos espacios públicos como urinales en las noches”, señaló.

El dirigente añadió que los administradores de estos sitios festivos, se encargan de pedirle a los conductores que moderen el volumen del equipo de sonido que contienen los carros.

“Se han reducido las llamadas a la Policía, ya no son tan frecuentes como antes, y el temor de la gente ha bajado. No podemos decir que todo ha sido perfecto, pero hemos avanzado en ese aspecto. Nos ha ayudado el letrero porque muchos toman conciencia y saben que hay sanciones por esas conductas”, añadió.

-Publicidad-

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here