Con varios vidrios rotos llegó a Maicao el bus de la empresa Almirante Padilla, indicando que lo iban a atracar.

Por Alcides Alfaro Guerra.

Con el fatal propósito de obligar al conductor a detener la marcha para robar las pertenencias a sus pasajeros, varios indígenas lanzaron piedras contra este automotor tipo bus de servicio interdepartamental que salió de Barranquilla con destino Maicao en horas de la madrugada de ayer sábado.

El automotor de la empresa Expreso Almirante Padilla de la línea Rey Dorado distinguido con la matricula SZA 027 con numero interno 6826, fue impactado en varios de sus vidrios laterales, pero sin que alguno de sus pasajeros resultara afectado.

-Publicidad-

“La verdad muchos de ellos no se dieron cuenta porque eran las cinco y media de la mañana y a esa hora muchos duermen”, dijo el auxiliar del bus.

El ataque de los Wayúu con objetos contundentes ocurrió en el kilómetro 14 en la vía que comunica a Riohacha la capital seccional  con Maicao en la Frontera con Venezuela a cinco kilómetros a donde se halla instalado un centro de control de Policía, pero las autoridades nada pudieron hacer, ya que cuando ocurren estos percances, los delincuentes se internan en sus rancherías, donde es difícil identificar a los autores del delito.

Nosotros si avisamos a la policía, pero ellos no es que se muestren muy interesados en estos casos”, expreso visiblemente molesto y aun un poco nervioso debido a las ráfagas de piedras que impactaron el carro cuyas pérdidas materiales pasan el millón de pesos.

El vehículo logro llegar a Maicao poco después de las seis de la mañana sin inconveniente alguno.

Estos casos de intentos de asalto no solo se cometen casi a diario en este tramo vial, sino en la carretera Maicao-Paraguachón sector donde los ilícitos se materializan con facilidad debido a que las autoridades actúan  no actúan como aspiran los usuarios a que trabajen para erradicar este mal.

Esta semana, un conductor de la línea Paraguachón-Maicao fue salvajemente golpeado por los indígenas que atracaron su vehículo y despojaron de sus pertenencias a los pasajeros en el ya conocido kilómetro 82, reten de los bandidos.

-Publicidad-