Por Nelson Rodelo Celedón.

En el cemento solo quedan los restos de corazas, tenazas o sus patas. Algunos son solo puntos negros. Los vehículos que circulan por la avenida Circunvalar no dan tregua a los pobres animalitos que por las noches intentan cruzar la calzada y mueren en el intento.

Carlos Pérez, vecino del barrio Arriba, explicó que luego de los aguaceros, con la crecida del río, los crustáceos empiezan a salir de entre los mangles en grandes grupos, mayores de 30.

-Publicidad-

“Están en los patios de las casas, pero salen corriendo, no le hacen nada a uno, pero me causa indignación ver como las motos se detienen y por diversión empiezan a pisarlos, en vez de dejarlos pasar para su hábitat natural. También los carros, pero ellos van en carrera a esa hora, y si los ven, les da igual”, señaló.

 

Un estudio del Centro de Museos de Historia Natural de Colombia, concluyó que existen 11 especies pertenecientes a seis familias de cangrejos decápodos, los cuales habitan en el delta del río Ranchería, cerca de Riohacha.

Una de las especies es el Cardisoma guanhumi, que “habita en pantanos, ciénagas, manglares y otros terrenos blandos y fangosos, donde excavan madrigueras de 8 a 13 centímetros de diámetro y hasta 1,5 metros de profundidad, para alcanzar algún manto freático.

Son considerados plaga cuando hacen sus nidos en jardines de hoteles, residencias o en campos de golf, aunque son inofensivos.

En el cemento solo quedan los restos de corazas, tenazas o sus patas. Algunos son solo puntos negros. Los vehículos que circulan por la avenida Circunvalar no dan tregua a los pobres animalitos que por las noches intentan cruzar la calzada y mueren en el intento.
Carlos Pérez, vecino del barrio Arriba, explicó que luego de los aguaceros, con la crecida del río, los crustáceos empiezan a salir de entre los mangles en grandes grupos, mayores de 30.
“Están en los patios de las casas, pero salen corriendo, no le hacen nada a uno, pero me causa indignación ver como las motos se detienen y por diversión empiezan a pisarlos, en vez de dejarlos pasar para su hábitat natural. También los carros, pero ellos van en carrera a esa hora, y si los ven, les da igual”, señaló.
Un estudio del Centro de Museos de Historia Natural de Colombia, concluyó que existen 11 especies pertenecientes a seis familias de cangrejos decápodos, los cuales habitan en el delta del río Ranchería, cerca de Riohacha.
Una de las especies es el Cardisoma guanhumi, que “habita en pantanos, ciénagas, manglares y otros terrenos blandos y fangosos, donde excavan madrigueras de 8 a 13 centímetros de diámetro y hasta 1,5 metros de profundidad, para alcanzar algún manto freático.
Son considerados plaga cuando hacen sus nidos en jardines de hoteles, residencias o en campos de golf, aunque son inofensivos.
-Publicidad-
Cargando...