Esta fue una de las tantas reuniones que realizó el Gobernador de ese entonces Faihan Al-Fayes, con las comunidades indígena del municipio de Maicao, buscando solución a la problemática que hoy persiste.
-Publicidad política pagada-

Por falta de mantenimiento a la tubería, la empresa Promigas se vió obligada a reducir la presión de operación al nivel más bajo, lo que implicará una disminución en la oferta del servicio.

La medida entró en vigencia a partir de las 12:00 de la noche de este viernes 27 de octubre.

Esta decisión fue tomada debido a que desde el 2011 la empresa viene denunciando ante las autoridades que comunidades indígenas impiden realizar el mantenimiento del gasoducto de 72 kilometros desde Riohacha a Maicao. Por allí se abastece al municipio fronterizo y a los corregimientos de Paraguachón y Carraipía.

-Publicidad-

El estado actual del gasoducto representa un riesgo para su operación, su entorno y las comunidades, motivando así lo anunciado.

Ante el progresivo deterioro y la imposibilidad de reparación, debido a que miembros de algunas comunidades wayuu asentadas en el recorrido del gasoducto impiden realizar el mantenimiento, Promigas ha tomado todas las medidas preventivas para disminuir el riesgo de afectación a la población,

Se propuso dos alternativas para mantener el servicio: disponibilidad de gas natural a través de la modalidad de gasoducto virtual, que consiste en tomar el gas de una estación madre para comprimirlo e introducirlo en módulos diseñados especialmente para su almacenamiento y transporte por carretera hasta Maicao.

La segunda propuesta fue la conexión al Gasoducto de Transporte de la empresa PDVSA, el cual por su ubicación ofrece una ruta más expedita hacia Maicao, teniendo en cuenta su cercanía y corta longitud. Ninguna de las dos fueron aceptadas por las autoridades.

-Publicidad-