Desde que las riendas de la alcaldía de Santa Marta fueron asumidas por Rafael Martínez, a partir del 2016, los esfuerzos han sido direccionados para cumplirle al país y a todos los samarios con los Juegos Bolivarianos 2017, que se efectuaran del 11 al 25 de noviembre.

Desde entonces, el trabajo se intensificó para poder construir las dos áreas deportivas en las cuales se llevarán a cabo las justas, el Parque Bolivariano y la Unidad Deportiva Bolivariana en el sector Bureche.

Doce escenarios de última generación, que hasta la fecha cumplen con más del noventa por ciento de la obra, hacen alarde del compromiso del gobierno local. Se destaca la construcción del nuevo estadio de fútbol, béisbol, sóftbol, rugby, el complejo acuático, entre otros.

-Publicidad-

“Desde que asumimos la administración sabíamos que había un legado dejado por el doctor Caicedo, el cual teníamos que terminar. Lo hicimos, y hoy la ciudad representa a Colombia en el primer ciclo olímpico con la realización de los juegos”, precisó el alcalde Martínez.

Los Juegos Bolivarianos dividen la historia de la ciudad en un antes y un después. La infraestructura deportiva que hoy se construye, dejó atrás la desidia a la que estaba sometida al capital del Magdalena.

Se cumplió el objetivo

A 21 días de iniciar la gala deportiva bolivariana, el alcalde Martínez recibió las banderas del triunfo de la mano del exmandatario samariano Carlos Caicedo Omar.

La primera hazaña fue escrita el pasado 20 de junio del 2013, cuando el entonces mandatario local emprendió una maratónica carrera contrarreloj, luego de postular a la capital del departamento, ante la Organización Deportiva Bolivariana (Odebo), como sede de los XVIII Juegos Bolivarianos.

Caicedo Omar hizo méritos suficientes ante el Comité Olímpico Colombiano (COC) en aras de convertir a la capital deportiva de Colombia en la sede bolivariana.

Una gestión trascendental que hizo eco en el Gobierno Nacional, comprometiendo al presidente de la República, Juan Manuel Santos, a renovar la infraestructura de los escenarios deportivos de la ciudad, logrando además, que el mismo mandatario remitiera una carta a la Odebo solicitando su respectiva aprobación y mostrando respaldo al burgomaestre samario.

Con base en una idea bien argumentada, el exalcalde lideró una serie de viajes para conseguir más apoyo, al igual que participó en la Asamblea General de la Odebo, celebrada en Perú.

Posteriormente, Caicedo emprendió una caravana desde territorio inca, que terminó en el Altar de la Patria de la Quinta de San Pedro Alejandrino. El 15 de noviembre de 2013 la Odebo, presidida por Danilo Carrera, escogió de manera unánime a Santa Marta como la casa de los Juegos en su décima octava edición.

Una vez obtenido el aval, el saliente ejecutivo presidió la reunión de instalación del Comité Organizador, con la participación de Coldeportes y la presencia activa del presidente del COC, quienes otorgaron a Caicedo Omar la más alta distinción por lograr los juegos para el país.

El mérito se reflejó en el júbilo de más de 500 mil samarios que evidencian cómo su ciudad quedó enmarcada en la cima de las ciudades de América Latina.

A la fecha Santa Marta renació y recuperó lo que en otrora la hizo grande, el amor por el deporte y la formación de grandes atletas.

-Publicidad-