-Publicidad política pagada-

La Universidad Antonio Nariño, sede Riohacha, organizó evento académico que tuvo como temática central la reconciliación por la paz de Colombia, y el cual  fue instalado por el gobernador (e) de La Guajira, Wilder Guerra Cúrvelo, quién se refirió a la necesidad de  masificar  las actividades de  pedagogía por la Paz.

En el panel, participó el Representante  a la Cámara,  Carlos Edward Osorio, en su calidad de ponente del Acto Legislativo Marco Jurídico para la Paz.

También estuvo Benedicto González, como delegado de la Dirección Nacional de las FARC, y Monseñor Héctor  Zalath Zuleta, como miembro de la sociedad civil de La Guajira.

-Publicidad-

El evento estuvo coordinado por el Centro de Pensamiento  Guajira 360° y su director Cesar Arismendi fungió como moderador del evento.

En el desarrollo del panel se argumentó que la paz se considera un  bien superior ya que la sociedad la desea y está dispuesta a pagar un precio, incluso alto por obtenerla.

Se evaluó que en  el artículo 22 de la Constitución Nacional, la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento.

Desde esa  perspectiva, la Paz tiene la doble condición de valor y de principio.

La Paz como valor representa uno de los fines más preciados del ordenamiento. Como principio, no solo es pauta de interpretación y creación de normas, sino que puede incluso ser objeto de aplicación directa en casos concretos.

Se destacó que desde 1982, Colombia ha tratado de negociar siete acuerdos de paz. En 34 años se ha fallado seis veces y que en el actual, el presidente Santos recogió importantes lecciones de sus antecesores.

Los  panelistas  disertaron sobre la paz como desafío. Se concluyó sobre la necesidad de construir un  camino  hacia  la implementación de los acuerdos, y que para ello es necesario reconocer la complejidad de la tarea.

Se destacó que también es importante sincronizar toda la institucionalidad del Estado en sus diferentes niveles, incluyendo los  ámbitos departamental y municipal.

-Publicidad-