El exalcalde Carlos Caicedo, fue quien abanderó dicho proyecto en aras de beneficiar el desarrollo y la infraestructura deportiva de toda una nación.
-Publicidad política pagada-

Los samarios aún no despiertan de su sueño dorado después de cumplir por todo lo alto con la realización de los XVIII Juegos Bolivarianos, considerados como los mejores en toda la historia, luego de dejar una enorme huella de gloria inmarcesible y jubilo inmortal en el país.

Iniciativa la cual lideró el exalcalde Carlos Caicedo, quien abanderó dicho proyecto en aras de beneficiar el desarrollo y la infraestructura deportiva de toda una nación, que hoy brilla en la cima del podio de los estados bolivarianos.

Colombia se aseguró el título de campeón en la tabla general de medallería, con una cifra de 460 preseas, 213 de oro.

“Me siento muy emocionado, Santa Marta le ha cumplido a los países bolivarianos y a Colombia. El sueño de los juegos fue posible. Ésto, que inició como una utopía, se convirtió en el más hermoso de los proyectos en la historia de nuestra tierra, todo un orgullo para nuestro país; Santa Marta realizó los mejores Juegos Bolivarianos de la historia”, resaltó Caicedo.

-Publicidad-

Otros de los logros que enaltecen aún más el contexto de los juegos y la labor de Caicedo, fue el hecho que Colombia se aseguró el título de campeón en la tabla general de medallería, con una cifra de 460 preseas, 213 de oro y más de 110 por encima de Venezuela, la cual quedó segunda con 94 metales dorados. Sin duda, toda una proeza sin precedentes en las páginas del deporte nacional.

Al menos así lo resaltaron los samarios, los deportistas internacionales y el nuevo presidente de la Organización Deportiva Bolivariana (Odebo), Baltazar Medina.

“Si hay alguien responsable del éxito de estos juegos es Carlos Caicedo, los gestionó y los luchó cuando en Santa Marta no habían escenarios, solo polvo y ruinas”, apuntó el nuevo director de la Odebo.

Carlos Caicedo, fue quién luchó cuando en Santa Marta no habían escenarios deportivos, solo polvo y ruinas.

Por su parte, el múltiple medallista en Gimnasia Artística, Jossimar Calvo, también expresó: “La gente nos apoyó ‘full’ con el lleno total de los nuevos escenarios, eso fue fundamental a la hora de ganar”.

“La verdad es que Caicedo y Rafael Martínez se lucieron, por  mi parte, se llevan la medalla de oro al esfuerzo y la ciudad se los reconoce. Para ser sinceros, nuevamente nos han callado la boca a todos, literalmente la sacaron del estadio”, apuntó Calvo entre  carcajadas.

El paso de la utopía a la gloria:

Sin embargo, para conseguir la felicidad de sus coterráneos, Caicedo debió atravesar un mar de dificultades casi tan grande como el Caribe, toda vez que durante su administración le tocó afrontar las trabas de la oposición política y de varios dirigentes nacionales, quienes no sabían cómo frenar la fuerza del cambio que inspiraba el entonces mandatario.

El 15 de noviembre de 2013 la Odeba, presidida por Danilo Carrera, escogió de manera unánime a Santa Marta como la casa de los XVIII Juegos Bolivarianos.

Por lo que, en septiembre de 2013, cual atleta en plena marcha, Caicedo lideró una caravana desde Trujillo, Perú, anterior sede de las justas, la cual terminó en el Altar de la Patria de la Quinta de San Pedro Alejandrino, para que el 15 de noviembre de ese mismo año la Odebo, presidida por Danilo Carrera, escogiera de manera unánime a Santa Marta como la casa de los Juegos Bolivarianos en su XVIII edición.

De tal manera, desde el pasado sábado 11 y hasta este sábado 25 noviembre de 2017, la capital magdalenense fue el epicentro de 34 deportes, practicados por más de 4 mil atletas de 11 países, cuyos delegados festejaron sus triunfos al son de vallenatos, el sabor del cayeye y el calor de nuestra gente.

Lo soñamos…lo logramos

“Que orgullo para Santa Marta. Los felicito de corazón, lo soñamos y lo logramos”, expresó el presidente Juan Manuel Santos al clausurar los XVIII Juegos Bolivarianos.

El presidente Juan Manuel Santos felicito a los organizadores por los sueños logrados en los juegos bolivarianos.

Recalcó que el esfuerzo de Santa Marta fue admirable para sacar estás justas deportivas adelante.

“Hace cuatro años iniciamos este trabajo cuando Carlos Caicedo se atrevió a pedir la sede de los Bolivarianos. Hoy le queda un gran legado a Santa Marta y ahora viene que entre todos debemos cuidar estos escenarios”, puntualizó.

-Publicidad-