La Unidad de Restitución de Tierras, avanza en el proceso sobre las solicitudes de predios despojados y abandonados, a causa de la presión de grupos al margen de la ley.

Más de 400 solicitudes sobre predios despojados y abandonados, por causa del conflicto armado en esta región del país, han sido atendidas en el departamento de La Guajira, por la Unidad de Restitución de Tierras, dependencia adscrita al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural.

Para tal fin, el Comité Operativo Local de Restitución de Tierras (CORL) reunió al Ejército Nacional, altos mandos de la Policía y al Ministerio Público, se concluyó que existen condiciones favorables para continuar con el proceso de restitución en el Departamento.

Las condiciones y los análisis de seguridad de las áreas autorizadas para los trabajos, hicieron parte de la agenda trabajada en el encuentro. La Fuerza Pública se comprometió a garantizar las condiciones de seguridad y a acompañar a las familias víctimas de desplazamiento forzado o despojo de tierras.

-Publicidad-

Los uniformados también gestionarán la coordinación operativa y el acompañamiento a las actividades de la fase administrativa del proceso de restitución de tierras. La Unidad ya había llegado a seis municipios del Departamento, entre los que se encuentran Riohacha, Dibulla, El Molino, Maicao, San Juan del Cesar y Villanueva.

Los miembros del CORL dieron vía libre a las labores en Uribía, Manaure, Barrancas, Distracción, Fonseca, Hatonuevo, La Jagua del Pilar, Urumita y Albania.

Jorge Chaves, director de la URT en Cesar y La Guajira, insistió en que esta política es la manera más clara de reparar a todas las víctimas del conflicto armado en las regiones. “Desde los territorios es donde debemos estar más atentos a cómo se deben reparar a las víctimas”, señaló el funcionario.

-Publicidad-