Delincuentes motorizados llegaron al conjunto residencial Las Palmas, en la calle 13 con carrera 29 en Maicao y se llevaron varios artículos de valor.

Por Alcides Alfaro Guerra.

Varios sujetos armados ingresaron a la casa de un profesor, amordazaron a los integrantes de su familia y se les llevaron todo lo que encontraron a su paso.

El hecho ocurrió en el barrio Majupay de Maicao, donde el docente tiene su residencia, la cual violentaron con una estructura de hierro en una de las entradas y procedieron a cometer el ilícito.

-Publicidad-

Esto hace parte de una serie de robos que se vienen cometiendo desde hace varias semanas, donde los antisociales estudian previamente los movimientos de las familias y actúan premeditadamente, sin dejar huella.

Las perdidas por este robo suman varios millones de pesos, según dijeron fuentes allegadas a la familia afectada.

Un caso similar ocurrió en el barrio Divino Niño, donde sujetos motorizados llegaron hasta el conjunto residencial Las Palmas, en la calle 13 con carrera 29 de donde se llevaron varios artículos de valor.

Tienda Montes de Oca, que fue atracada, está ubicada en el corregimiento de Carraipía.

Relata un testigo, que el delincuente quien se moviliza en una moto negra, distinguida con la matricula A.J.F 980 intimidó con arma a una mujer en la puerta de la residencia y le arrebato un bolso con sus pertenencias.

La denuncia fue instaurada ante las autoridades, mientras los vecinos propagaron en las plataformas sociales, el numero de la matricula de la moto, para dar con el paradero del hampón.

Por otro lado, seis aborígenes de la etnia Wayúu atracaron la noche del jueves la tienda de denominación Montes de Oca, ubicada frente al parque que lleva el mismo nombre en el vecino corregimiento de Carraipía, zona rural de Maicao.

Aprovechando la soledad, el terror y el miedo que en el pueblo impera luego de los sangrientos hechos ocurridos el martes de esta semana, seis indígenas llegaron fuertemente armados, intimidaron al propietario del granero, le dieron con la cacha del arma en la cabeza (calibrazo)  y luego se llevaron dinero en efectivo, comida y varios artículos de valor.

Desde que ocurrió el atentado criminal que dejó tres personas muertas y dos resultaron heridas, las calles del corregimiento permanecen solas.

Aunque el poblado cuenta con una base militar, en criterio de sus habitantes, a estas unidades parece importarle poco la tranquilidad del Corregimiento por lo que ya están resignados a lo que Dios quiera.

Sobre los casos de inseguridad que impactan en la comunidad por el factor sorpresa de los delincuentes, el alcalde José Carlos Molina Becerra, aseveró que su administración no se ha quedado quieta, y que prueba de ellos, es el significativo número de delincuentes detenidos, las armas incautadas y que los operativos de la Policía no se van a detener para garantizarle la tranquilidad a las personas.

-Publicidad-