-Publicidad política pagada-

Por Alcides Alfaro Guerra.

Diciembre ha acompañado en pérdidas humanas a la educación en Maicao, pues hasta la fecha han partido tres maestros que dedicaron su vida a la formación y el servicio.

El dilecto, escrupuloso, impecable y siempre atento,  el profesor de siempre, Elmer Suárez. La sonriente, consejera, buena madre, tía, atenta hija y sincera amiga, Belinda Bermúdez de Ustate. Al igual, que el joven Yair Pinto, quien con sus instrucciones de aeróbicos, su sonrisa y sus oportunos consejos para mantenerse en forma, se ganó el cariño de varias generaciones. Este trío de la educación, partió rumbo a los estrados celestiales.

-Publicidad-

Maicao está de duelo, pero de un duelo diferente, porque quienes los conocieron, creen que partieron a un descanso feliz y sin prejuicios de ninguna clase, reconocidos como amigos inolvidables, porque siempre dieron buenos consejos, no tienen cabida en el olvido.

Por disposición de la ley divina, han dejado a sus alumnos, amigos y familiares, tres de los docentes más querido que haya podido tener la ciudad, todos partieron con expresión sonriente, como dando gracias a Dios, a la vida y a quienes compartieron con ellos. Sin embargo, dejan en quienes acompañaron su sendero, dolor, pesar e incertidumbre.

Partieron sin previo aviso, un comportamiento extraño y casi que unánime entre los tres. Como queriendo mostrar su protección y sentido de apoyo, suespíritu independiente contenido en sus profesiones y personalidades, como rompiendo el dolor de que debieran brindarles una larga atención, lo que haría más sentidasu ausencia ante familiares y amigos.

La Guajira Hoy, presenta sus más sentidas condolencias a los familiares de estos reconocidos formadores, enviando nuestras muestras de respeto y admiración. Paz en sus tumbas, fortaleza y aceptación para sus familias.

-Publicidad-