Por Alcides Alfaro Guerra.

Con la llegada de la navidad, sigue aumentando el número de ciudadanos venezolanos a Maicao, una de las poblaciones fronterizas más afectadas con esta migración, debido a la nula capacidad de albergue, obligando a estas personas refugiarse en los parques, alares de los centros comerciales, clínicas y avenidas.

A pocas horas de la llegada de la navidad, los venezolanos continúan arribando a la ciudad, como si poco les importara pasar esta época en su país y con sus familias. La razón es la misma, vienen en busca de comida, de algunos bolívares para enviar a su familia, bien sea  alimentos y medicina.

-Publicidad-

Este movimiento migratorio gira en torno a varios signos económicos con los cuales deben jugar comerciantes locales y clientes ocasionales.

Un pasaje desde Maicao hasta Maracaibo cuesta 400 mil bolívares, en automóviles de cinco puestos, precio altísimo si se tiene en cuenta que durante este año, un pasaje podría costar 10 mil o 20 mil bolívares.

Este mismo tiquete podría costas más o menos, dependiendo de cómo amanezcan los conductores en la capital zuliana, donde los transportadores, al igual que en Maicao tampoco tienen control de las autoridades para regular este asunto.

Otra opción es viajar en las llamadas Chirrincheras, camionetas, tipo F-100 adaptadas para pasajeros con un costo de 300 mil bolívares. En el terminal, los precios fluctúan entre los 400 y los 600 mil bolívares.

Los precios de la gasolina también cambiaron con la llegada del fin de año. De 12 y 15, pesos la garrafa aumentó a 20 y hasta 25 mil cuando el sol se va ocultando; quienes aducen que en Venezuela deben hacer cola hasta de 3 horas para aprovisionarse del combustible, que le sacan a los mismos vehículos en donde se desplazan.

En Maicao, un bolívar se cotiza entre 7 y medio y 8 y medio. Dicho de otra forma, con cien mil pesos, una persona adquiere un millón 111 mil bolívares.

Todo esto pasa, mientras en Maicao y el resto de los otros seis puntos fronterizos, siguen esperando la ‘sorpresita’ anunciada por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

-Publicidad-