Por: Ernesto J. Rutto.

Anderson Plata, jugador de Independiente Santa Fe de la Liga colombiana donde es actual subcampeón.

Nació un 8 de noviembre del 1990, en la cuna de las acordeones, Villanueva, en el barrio 6 de abril. Como todo niño soñador, añoraba desde muy pequeño con  ser futbolista, jugar en un gran equipo y ser campeón, en su inocencia jugando en  la cancha del Corán, como todo niño villanuevero.

-Publicidad-

Hoy a sus 27 años quizás ya lo haya logrado, pues pertenece a uno de los mejores equipos del país y del continente, con el que ha salido campeón de liga en una ocasión y de supercopa en otra.

El 2017 fue una gran año para él, siendo pieza fundamental para su escuadra que permaneció en los primeros lugares, peleando una final de liga y ganando la supercopa, donde logró anotar 7 tantos en 50 partidos disputados.

“Ánderson tiene muy buenas cualidades: primero, físicamente, porque es un velocista con potencia” declaró Gregorio Pérez, director técnico de Santa Fe

Su gol del año que más recuerdan todos los guajiros fue uno que le marcó al equipo de la costa, Junior de Barranquilla. Fue en la jornada 16 del torneo de clausura, el Junior recibía al Santa Fe, en el estadio Metropolitano. Los locales eran líderes con dos puntos de ventaja sobre los visitantes, una victoria aumentaría su ventaja.

Estaban invictos de local, con más de 6 partidos sin recibir goles, el estadio a reventar y todos los hinchas felices con el ‘ChaTeo’  la dupla entre Chara y Teo, que puso a soñar a los costeños.

El primer tiempo fue todo para los curramberos, atacando todo el partido pero sin ser claro frente al arco, en la etapa complementaria justo cuando el reloj marcaba los 52 minutos, se va por la banda derecha llevándose a todos los que se les cruzaban en el camino y a la salida del guardameta la cambio de palo y la manda a guardar, callando a todos en la tribuna.

Ese golazo memorable fue de Anderson Plata, un guajiro en lo más alto del fútbol colombiano.

-Publicidad-