El funcionario se quejó porque le desmejoraron su sitio de trabajo, enviándolo a una cámara de aire. Dice que lo recargaron de actividades y al final abandonó el cargo por sentirse perseguido y terminó asistiendo a terapia con siquiatría.

“Casi no podía dormir, me despertaba recibiendo ordenes”, así narra Pedro Celestino Arteta Bonivento, todas las vicisitudes que debió pasar en la Registraduría, entidad en donde laboró cinco años, como analista de Sistema adscrito al Centro de Acopio.

Para tratar de que se les restablecieran sus derechos, se quejó ante la Procuraduría y después denunciando a los delegados Freddy De Armas y Diana Jimeno, pero entre más días la situación se complica y hasta la fecha no se ha podido arreglar, ni regresar al tormentoso trabajo.

Pedro Arteta Bonivento
-Publicidad-

De esta situación también culpa a Tirso Cabello, registrador Delegado quien estuvo en Riohacha de manera provisionalmente y según Arteta Bonivento fue quien le desmejoró el lugar de trabajo y aparte de eso, lo recargaron, sintiéndose perseguido por varios funcionarios de la entidad.

“Es una situación incómoda”: Gustavo Adolfo Tobo Rodríguez, delegado del Registrador

Es una situación particular, se trata de un funcionario de la Registraduría quien ha manifestado su inconformidad por algunas situaciones, que en su criterio se presentaron al interior de la Delegación.

Precisó Tobo Rodríguez que se encuentra con esa situación dice ser absolutamente garante de los procesos que se puedan surtir de tipo administrativo y disciplinario, para que tanto él como los funcionarios tengan tranquilidad y que aquí no se persigue a nadie.

Argumentó el Delegado, que tener un funcionario menos es muy difícil, ya que tienen una nomina corta, “entiendo que él tiene una profesión importante para el trabajo que nosotros hacemos, lo demás, es mirar de que manera vamos avanzando”.

Esto es difícil, es una situación bastante incómoda, tanto para él como para los empleados de la Registraduría, porque hay situaciones que uno no comparte, ni comprende, de lo que tiene que ver con al trato y al respeto. No hablo de los empleados, sino de los seres humanos y sus familias, manifestó

Indicó Gustavo Adolfo Tobo Rodríguez que para la Registraduría es un desgaste emocional, créame que golpea y cuanto diéramos para estar tranquilos y trabajando, inclusive con él mismo, dándonos su valioso aporte para la Institución, pero efectivamente, hay cosas que no se pueden negar, noto algo de malestar entre los empleados y la gente termina cansándose, se sienten maltratados.

Gustavo Adolfo Tobo Rodríguez.

Lo invitamos a que conozca las nuevas directivas de la Delegación y que tenga tranquilidad, porque aquí estamos es para trabajar, a sacar esto adelante, pronto a sacar una tarea compleja para la Registraduría y que bueno contar con la ayuda de todos y sobre todo, con la tranquilidad que se requiere para este tipo de trabajo.

También dijo que existen dos procesos, uno administrativo que cursa en la Registraduría Especial de Riohacha y otro en preliminares en la oficina Disciplinaria de la Delegación, en donde debo dejar claro, que el operador disciplinario nuestro es absolutamente autónomo en el manejo de esos procesos y en las decisiones que deba tomar.

La Procuraduría no va aplicar el poder preferente para ese proceso, pero si va a ejercer una vigilancia especial, que me parece excelente, eso le da tranquilidad a él, a nosotros y transparencia.

-Publicidad-