Álvaro Ipuana, líder de las comunidades aborígenes.

Después de más de 10 años de intensa lucha, fue constituido en el municipio de Barrancas, el resguardo indígena Nuevo Espinal, con una extensión territorial de 420 hectáreas, de una población de 332 habitantes, representadas en 65 familias.

Las familias están ubicadas en 4 predios: Las Palmas, Nuevo Hato,  el Cerrito y el Nuevo Sincelejo; donde permanecen los clanes familiares: Ipuana, Uriana, Sijuana, Pushaina, Urariyúu, entre otros, que sufrieron en carne propia durante el conflicto armado.

Álvaro Ipuana, líder de las comunidades aborígenes en esta parte de la península, asegura que con la conformación de este nuevo Resguardo, las comunidades podrán acceder a diferentes tipo de programas de desarrollo del Gobierno Nacional y de las Organizaciones no Gubernamentales.

-Publicidad-

El dirigente indígena advierte que la constitución de este sexto resguardo, en el municipio de Barrancas, facilitará la consecución de recursos, pero esto no significa que cese la lucha social de hacen 23 años.

Se espera que en los próximos días, el comité de Justicia Transicional, con la presencia de la Agencia Nacional de Tierra, ratifique y dé cumplimiento a través de una resolución, a  la legalización y posesión del Resguardo Indígena Nuevo Espinal, brindándole seguridad jurídica, que permita garantizar el uso de tierra y su permanencia en el territorio.

Según el Gobierno Nacional, con la nueva ley de urbanismo, este podría ser el último resguardo indígena constituido legalmente, ya que en adelante se van a crear comunidades étnicas reasentadas.

En este orden de ideas, Barrancas quedaría con 6 resguardos indígenas totalmente reconocidos por el Ministerio del Interior, Provincial, San Francisco, Cerrodeo, Sahino, Trupiogacho y ahora el Nuevo Espinal, que ya se prepara con las autoridades Tradicionales para elegir Cabildo Gobernador.

 

-Publicidad-