-Publicidad política pagada-

Una mala costumbre tiene la dirigencia política de La Guajira, la cual se ha enquistado de tal forma que terminan estrangulando a quienes están por fuera de sus organizaciones políticas, quienes se ven obligados a declinar y a la postre termine apoyándolo.

En La Guajira existen dos grupos que se han encargado de desangrar al Departamento, pero también de manosear y hasta de obligar a primíparos dirigentes políticos, quienes han iniciado esta carrera, cual es la servir y ayudar a conseguir el bienestar para un conglomerado indeterminado.

En las pasadas elecciones a la Gobernación del Departamento de La Guajira, los mismos dirigentes políticos reconocidos se trasladaron a la capital indisponiendo a todo aquel líder que deseaba postular su nombre al primer cargo de elección popular en La Guajira.

-Publicidad-

En ese entonces, 16 eran los aspirantes a la Gobernación: Roberto Daza Cuello, Mohamed Dasuki Dasuki, Wilmer David González Brito, Luis Eduardo Gómez Pimienta, Idelfonso Medina Romero, Wilder Navarro Quintero, Eriberto Ibarra Campo, Nelson Rodolfo Correa, Jorge Magdaniel Rosado, Jimmy Sierra Palacio, Santiago Alcalá Mugno, Roberto Gutiérrez Castañeda, Jorge Eduardo Pérez Smit, Enrique Herrera Barros, Manuel Sierra Deluque y Nolberto ‘Tico’ Gómez.

Al final solo tres terminaron la contienda: Wilmer David González Brito, Luis Eduardo Gómez Pimienta y Nolberto ‘Tico’ Gómez; los demás debieron declinar, la razón más prevalente, sus partidos políticos no les otorgaron el Aval.

En estas elecciones al Congreso de la República esta mala práctica de hacer política se han visto menos presionada por los gamonales, pero no dejan de presionar, como es el caso de Eriberto ‘Beto’ Ibarra Campo, que ya le están llegado recado y propuesta de todo tipo.

Según el propio Eriberto, lidera un proyecto nuevo y que nació  gracias a la incredulidad que hay en La Guajira, “ya la gente no cree en los políticos de vieja data, que utilizan al pueblo en las elecciones y después cuando tienen el poder los humillan y los mantienen arrodillados”.

Hoy, parece que los políticos lo sienten con pasos de animal grande; porque donde se mete convence, porque le habla de frente y cumple sus compromisos, porque es un hombre de palabra.

“Este es un proyecto político que nació en defensa de quienes no tienen voz y que además, por los ciudadanos que han sido desconocidos. Seguiré con mi proyecto adelante ‘Yo Creo’, hacia adelante, derrotando todos los obstáculos que vienen y jamás declinaré porque es un proyecto del pueblo y las voz la de comunidad”.

-Publicidad-