Con el paso del tiempo, los guajiros han ido queriendo a los policías y lo ven también como una oportunidad de trabajo y la estabilidad de su familia.

En años anteriores existía una percepción negativa de los pobladores guajiros, en especial de los miembros de la etnia Wayúu, hacia los miembros de la  Policía Nacional, de ellos se decía que eran ‘sapos’, ‘torcidos’ por otro lado, se observaba una preferencia o empatía por los miembros del Ejército.

Entre la década de los 70 y 80 ocurrieron dos hechos de sangre que enfurecieron la ira y el odio de los guajiros hacia los miembros de la Policía. La tortura y muerte de dos hermanos wayúu. Su señor padre al que le decían Wanerge vistiendo su prenda autóctona (wayuco) llegó hasta el Comando y amenazó con asesinar varios uniformados, la cuenta se acercó 10.

En marzo del año 1982 fue muerto el acordeonero Ender Alvarado, cuando se encontraba en una parranda. En el amanecer llegaron los policiales y se formó un tiroteo, una bala acabó con su vida, con la esperanza de su familia y con el orgullo de esta tierra; porque con 35 años después y con varias escuelas en Riohacha todavía no ha parecido su reemplazo.

Las mujeres policías se han ido internado en la comunidad y se han sabido ganar el cariño y el respecto de los ciudadanos.
-Publicidad-

Sin embargo, de un tiempo para acá vemos como las filas de la Policía Nacional se ha llenado de hombres y mujeres guajiros, entre ellos los miembros de la cultura Wayúu ¿que los hizo cambiar de parecer?.

Según, declaraciones del comandante de la Policía Nacional, coronel José Wilmer García Mendivelso posiblemente esto se deba a los nuevos procesos de mejoramiento que ha implementado este organismo con apertura hacia las diferentes regiones del país.

En primer lugar, el coronel José Wilmer destaca la apertura del Centro de Instrucción Policial Wayúu Thorivio Kaporinche en La Guajira, su fin primordial es atender a las personas de esta etnia sin embargo, también se atiende a los guajiros que no son Wayúu y viven en el departamento.

José Wilmer García Mendivelso.

El comandante de la policía recuerda que anteriormente quienes querían pertenecer a esta institución debían trasladarse a Barranquilla, donde estaba ubicada la unidad más cercana, lo que implicaba un desplazamiento, más gastos, la separación de sus tierras y como el guajiro también es arraigado a su tierra pocos lo hacían.

En segundo lugar, subraya que la Institución ha puesto en funcionamiento la oficina de incorporación de manera directa en departamento de La Guajira, facilitando el ingreso de los Wayúu y en general de los guajiros.

García Mendivelso, señaló que la policía ha tenido un acercamiento y aceptación por parte del pueblo Wayúu, en principio hubo una socialización con las autoridades sobre la función de la Policía y la apertura de la misma para el ingreso de los miembros de esta etnia.

Los gobiernos municipales como el departamental, han incidido para que los guajiros admiren y respeten a los polícias.

Asimismo, subrayó que el ingreso de los miembros de esta cultura a la institución ha permitido superar la barrera de la dialéctica que anteriormente afectaba el trabajo policial “tener a miembros de la etnia Wayúu en la policía ha servido como el bálsamo entre la norma del código penal colombiano para armonizarlo con la normativa Wayúu”.

Es importante destacar que actualmente hay 1610 guajiros en todo el país ejerciendo la labor policial, de ellos 518 se encuentran en el departamento de La Guajira y 249 son de la etnia Wayúu.

-Publicidad-
Cargando...