Los gallinazos esperan diariamente que dejen las basuras en ese sector para ver que le llevaron a ellos.

No obstante a las reiteradas quejas que ha presentado la comunidad ante el gobierno municipal, no ha sido posible erradicar con responsabilidad los basureros a cielo abierto que han establecido los recolectores de basuras y desechos que utilizan los carros de tracción animal y particulares que en un acto de poco civismo usan las vías públicas entre los barrios que están unidos por la antigua pista del aeropuerto San José.

Aseguran los vecinos, que los malos olores además de ser insoportables ya han generado muchas enfermedades, testigo de las cuales son las autoridades médicas de las clínicas locales y el Hospital San José, hasta donde han sido remitidos niños y adultos afectados.

Las malas prácticas de algunos ciudadanos llegan al extremo de arrojar desechos que dejan después de sacrificar ovinos y caprinos cuyas carnes son comercializadas en el mercado central y en el mismo mercadito guajiro, lo que se convierte en un postre para las aves de rapiña que después de devorar las vísceras y demás desperdicios dejan malos olores y todo ese material descompuesto es el que genera los problemas en la comunidad.

-Publicidad-

Dicen las personas afectadas, residentes en los barrios San Martín, Torres de La Majayura, Rojas Pinilla y otros sectores aledaños, que los olores ya no se pueden soportar, pero desgraciadamente les toca convivir con ellos y no ha sido posible encontrar eco en las autoridades, no obstante, que se ha puesto en conocimiento de la misma Secretaria de Gobierno, a las inspecciones y a la  policía.

Víctimas de estos malos olores, también son los alumnos de  las instituciones educativas como la Norberto Iguarán de la Número 1, en cuyos alrededores arrojan toda clase de basuras, desechos y llantas que luego queman incrementando los problemas con el humo que genera la incineración de los cauchos.

-Publicidad-
Cargando...