Cerrado y sin esperanzas de reabrirlo, así está Creces.

120 personas entre niños, jóvenes y adultos con diferentes discapacidades motrices y cognitivas, se encuentran actualmente sin atención especializada, dado que a mediados del año pasado la corporación para la rehabilitación y educación especial Creces cerró sus puertas por falta de interés de quien están al frente de las entidades administrativas.

Puertas cerradas, hojas secas y la ausencia de quienes formaban parte del recinto de rehabilitación de niños con capacidades diferentes, es la realidad que se ve al llegar a la sede de Creces, el cual cerró sus puertas por la ausencia de insumos y recursos necesarios para llevar adelante la misión de garantizar el trabajo integral de estas personas.

Para Rocío Hernández Tovar, quien ejercía como docente del centro Creces, es lamentable ver como 25 años de trabajo se están viendo truncados por la falta de voluntad de algunos representantes que no supieron dar respuesta a la crisis que atravesaba el centro.

-Publicidad-

“La crisis se agudizó el año pasado, no teníamos recursos para mantenernos, enviamos varias solicitudes a la administración departamental y distrital pero no recibimos respuesta alguna, eso hizo que lleváramos al cierre de las instalaciones”, manifestó la docente.

Actualmente el personal que diariamente era atendido por los especialistas, se encuentran en sus casas sin recibir ninguna atención, más que la que sus padres puedan ofrecer, esta situación preocupa a la docente debido al avance que muchos de ellos ya presentaban.

“La falta de atención especializada pueden hacer retroceder al niño ya que ellos necesitan un acompañamiento constantes he integral hasta que ya alcancen sus autonomía que en algunos casos no siempre se logra”, explicó Hernández Tovar.

Enfatizó que la actual gobernadora, Tanía María Buitrago es la presidenta de junta directiva de la corporación y esta no ha sabido responder a las solicitudes que en su momento fueron enviadas a la entidad.

Cabe resaltar que ayer se conmemoró el día mundial de síndrome de Down, una condición humana que requiere atención especializada y que debe ser garantizada, el Departamento actualmente no cuenta con instituciones públicas que brindes dicha atención, por lo que los padres deben recurrir a las instituciones de educación privadas dejando sin mucha opción a las familias de bajos recursos que no pueden costear esta atención.

Por lo cual Rocío Hernández hace un llamado a la comunidad para que despierte ante las necesidades de inclusión, exigiendo sus derechos a las entidades para que den respuestas concretas en pro del beneficio de quienes lo requieren.

-Publicidad-
-Publicidad-