Durante la rendición de cuenta del año 2017 el alcalde José Molina manifestó su preocupación ante la falta de respuesta del Gobierno Nacional con la situación migrantes venezolano.

Por Alcides Alfaro Guerra.

“Si mucho hemos tenido nosotros es mucho ojo con los venezolanos”, así comenzó  a dar respuesta a un ciudadano, el alcalde José Carlos Molina Becerra  en el acto de entrega de rendición de cuentas del año 2017 cuando le preguntaron por la situación de los venezolanos.

El mandatario insistió en que el problema de Migración es un problema de Estado y que por lo tanto es el gobierno nacional el que debe resolverlo.

-Publicidad-

Molina Becerra manifestó que el municipio no tiene ni la competencia, ni el recurso para solucionar el incómodo problema de los migrantes, al tiempo que recordó que él lo había advertido en su momento para que no sucediera lo que está pasando, pero que nunca le prestaron atención y que por el contrario dejaron entrever que era un exabrupto.

Dijo que a pesar de que el fenómeno está latente y vigente, su gobierno está haciendo un esfuerzo a través de la secretaría de gobierno en la recuperación de los espacios que los ciudadanos extranjeros vienen ocupando en la ciudad.

“Las normas de carácter internacional prohíben las deportaciones masivas y ni si uno lo quiere hacer lo puede hacer. Se pueden transportar todos los buses que quiera llevarlos hasta la oficina de migración y esta deportarlos, pero eso está prohibido por las normas de carácter internacional a las que Colombia se adhirió”, recordó Molina Becerra.

Sin embargo, en varios buses han trasladado a centenares de venezolanos hasta la frontera que está a 12 kilómetros del casco urbano, pero estos se regresan de nuevo y no para Riohacha, sino para Maicao donde ocupan los parques, las plazas y otros lugares.

La administración local instaurará en pocos días la Unidad de Espacio Público, con personal que trabajará permanentemente en la recuperación de esos espacios ocupados por los extranjeros, quienes se tornan agresivos durante los operativos, llegando incluso a ofender y agredir a los funcionarios que ejercen la labor.

“Venimos haciendo la labor de acompañamiento y recuperación de los espacios municipales ocupados por los migrantes y sería necio desconocerlo, pero que quede claro que ese tema no lo resolvemos nosotros, porque es un problema de Estado y aún estamos esperando” asevero el mandatario fronterizo.

-Publicidad-