Árboles entre los que se pueden contar; palos de mangos, cotoprix, guanábanas y palmas que fueron derribados.

Por Alcides Vence Ibarra.

Pese a la supuesta negación de los permisos por parte de Corpoguajira para eliminar algunas especies vegetales en la avenida José María Ballesteros de El Molino, ya fue derribado el último árbol porque sus raíces quedaron sobre la superficie terrestre y representaba un peligro para los que diariamente transitan por el sitio.

En la actualidad el aumento de la temperatura se empieza a sentir con más aguda por la falta de sombras en este sector de la localidad.

-Publicidad-

Fueron docenas de árboles entre los que se pueden contar: palos de mangos, cotoprix, guanábanas y palmas que fueron derribados juntos a las hermosas trinitarias y otras plantas ornamentales, que engalanaban la vía principal de ingreso a este municipio, la cual será difícil de recuperar.

Preocupante, también se torna el haber disminuido la altura de los separadores de 50 a 10 centímetros aproximadamente porque cuando se presenta alguna obstrucción vial, los conductores de vehículos grandes cambian de carril, subiéndose al andén por no esperar pacientemente que le sea cedido el paso, lo que puede ocasionar deterioro en la infraestructura  que actualmente se implementa y  posibles accidentes.

Se prevé que estas obras sean entregadas por parte de la empresa contratista el próximo mes de abril, cuando se estará haciendo la respectiva inauguración por parte de la administración municipal.

-Publicidad-