Las jornadas de intervención se vienes realizando con periódicamente con la finalidad de recuperar los espacios públicos, pero los vendedores reclaman mayor atención por parte de las entidades para su reubicación.

Por Evelin Barrios Florez.

Con el objetivo de inspeccionar a los vendedores informales de la calle Primera de Riohacha, el fin de semana personal de la policía nacional, espacio público y migración, realizaron intervenciones en este lugar.

Estas jornadas de intervención, buscan recuperar el espacio público que, según ellos, ha venido siendo invadido por el grupo de vendedores que no cuentan con los requisitos para laborar en el lugar, asegurando que, en este caso, los únicos con la potestad para trabajar y comercializar sus artículos son los artesanos de la etnia Wayúu.

-Publicidad-

El grupo de comerciantes, manifiesta el inconformismo con estas brigadas, debido a que, en la mayoría de los casos, les hacen incautación de la mercancía con que ellos trabajan, viéndose obligados a pagar comparendos de más de 100 mil pesos sin tener en cuenta que, este es el sustento de sus familias. 

Argumentan que ellos hacen parte de la población de desempleados que acoge la capital del Departamento, motivo por el cual, reinciden en esta actividad. Así, lo afirma Zadeth Arrieta Hernández, presidente de la organización de trabajadores informales Ugti en Riohacha.

Los vendedores, desean que los entes encargados se pongan al frente de esta situación y les brinden una pronta solución en cuanto a la reubicación a lugares donde puedan trabajar de forma legal y evitar este tipo de atropellos de los cuales, aseguran ser víctimas cada vez que se realizan mediaciones como estas.

Según el gremio de vendedores de la playa, desde hace tiempo están buscando una salida justa a este inconveniente, pero no han podido concretar una reunión con el Alcalde, para expresar su problemática y mucho menos les han planteado soluciones que beneficien a todos, aseguró Zadeth Arrieta.

Por el momento, los comerciantes seguirán esperando lograr llegar a un acuerdo con las entidades a cargo que les permita continuar con su labor ya que, de esta, dependen muchas familias riohacheras que subsisten con el rebusque diario.

-Publicidad-