Los moradores llegaron a poner su queja al recinto del Concejo, siendo escuchado por los cabildantes Distrito.

Ante la amenaza de un masivo desalojo, los habitantes del barrio Primero de Marzo, ubicado en la comuna 10 de Riohacha, mostraron su rotundo desacuerdo.

Argumentan que en el 2010, el entonces gobernador Jorge Pérez Bernier, les entregó un subsidio de vivienda y una promesa de legalización de predios, que en ese entonces ellos invadían, pero se encontraban registrados como propiedad del departamento de La Guajira.

En aquel entonces se aprobó la construcción de 150 viviendas de interés social, por valor mayor a 1.100 millones de pesos, por un contrato suscrito entre la Gobernación de La Guajira y la constructora Limo Ltda., en los predios donde hoy se ubica el barrio. Cuando la constructora procedió a la obra, encontró que 59 familias habitaban en el lugar y solo construyó alrededor de 99 viviendas.

-Publicidad-

Los moradores denuncian que la constructora les exigió un millón de pesos para legalizar los lotes que habitaban, y hoy, ocho años después, se dan cuenta que todavía están ocupando los terrenos de forma ilegal.

Esta afectación hace parte de los ataques del Esmad a la población.

Varios dueños que exigen la propiedad de los lotes, con escrituras en mano, han logrado, junto con la constructora, que el Escuadrón Móvil Antidisturbios -Esmad- se dirija al lugar para hacer efectivo el desalojo.

Con base a esto, ayer, un grupo de moradores llegó al recinto del Concejo Distrital de Riohacha, para pedir la mediación de los cabildantes en este caso. En respuesta, el concejal Iler Acosta, señaló que la constructora debe devolverles el millón de pesos a los moradores, resaltó que el gobierno de Bernier les iba a otorgar un aporte de 10 millones de pesos para adecuaciones en sus viviendas.

“Hoy Limo Ltda., debe tener en su cuenta a favor, un total de 590 millones de pesos, que les corresponden a las 59 familias que habitan los predios del barrio Primer de Marzo. No estamos de acuerdo con este desalojo que se está dando, porque se está haciendo de forma inhumana, sin saber que hay detrás de todo esto”

La presidenta del barrio, Jaqueline Pimienta, señaló que los 10 millones de pesos prometidos nunca llegaron. “A nosotros nunca nos llegaron esos dineros, más bien, fueron utilizados para la construcción de las viviendas de Villa Sharin segunda etapa. Lo grave del caso es que nos está llegando facturas para pagar impuesto predial y supuestamente no somos dueño de nada allí”, señaló Pimienta.

-Publicidad-