El Centro Etnoeducativo Nro. 11, está ubicado en la vía hacía los municipios del sur de La Guajira.
-Publicidad política pagada-

Una batalla sigue lidiando el personal educativo del Centro Etnoeducativno Nro. 11 en Riohacha por la aprobación y certificación de los grados de la Educación Media, Décimo y Once, petición que ha sido negada por la Asunción Temporal de la Educación en Riohacha.

Los docentes aseguran que el plantel educativo cuenta con los requisitos necesarios: una biblioteca, un laboratorio, aulas y personal docente. Sin embargo, por diversas razones, la Asunción Temporal no les ha dado el aval para que eso sea posible.

Los padres de familia y estudiantes insisten en la aprobación de los grados pero la petición que ha sido negada por la Asunción Temporal.

Hasta el momento, existen aproximadamente 20 estudiantes que están cursando los mencionados grados, pero no se encuentran matriculados oficialmente en el Sistema Integrado de Matrícula -SIMAT-. La comunidad educativa asegura que para poder finalizar el año correctamente, los estudiantes deberían ser trasladado a una Institución cuya Media esté debidamente certificada.

-Publicidad-

Marlis Llamas, madre de familia, asegura que si no se logra el aval, sería difícil llevar a sus hijos a un plantel diferente.

“Queremos que ellos se gradúen aquí porque esta institución cumple con todas las condiciones y se han hecho los esfuerzos para que la educación de nuestros hijos sea de calidad, no los vamos a llevar hacia otro colegio”, señaló.

Grisela Monroy Hernández.

La gerente de la Asunción Temporal de la Educación en Riohacha, Grisela Monroy, aseguró que el Centro Etnoeducativo ha iniciado la educación Media, sin previo aval del Ministerio de Educación Nacional por lo que necesita enviar la solicitud a esa cartera para poder lograr el funcionamiento legal de los grados Décimo y Once.

“La Ley de Garantías no nos permite en este momento hacer modificaciones en planteles educativos. Hay que esperar que pase el tiempo de la ley, para luego dar ese paso. Ellos pasarían a ser una Institución Educativa, con una rectora en vez de directora, como está ahora. Mientras tanto, no es necesario que los estudiantes vayan a otra institución, sino que a través de convenios con otras instituciones avaladas, los estudiantes puedan aprobar sus años lectivos. Los profesores llegarían a la sede y dar las clases sin inconvenientes”, señaló.

-Publicidad-