En este sector del municipio de Albania, queda ubicado la comunidad indígena de Campo Herrera, quien está siendo atendida por la multinacional Cerrejón, en cumplimiento de una decisión judicial.
-Publicidad política pagada-

Como parte de la verificación del cumplimiento a los acuerdos protocolizados durante el proceso de consulta previa entre Cerrejón y la comunidad indígena de Campo Herrera, se realizó la reunión de seguimiento que fue convocada por el Ministerio del Interior y contó con la participación de varios entes de control del orden regional y local.

En el marco de este proceso, que inició en el 2013, se implementaron los diferentes acuerdos  que consistieron en  la construcción de un vivero con especies nativas; la vinculación de mano de obra de la comunidad en los trabajos de las obras; el fortalecimiento productivo dirigido a mejorar las condiciones de subsistencia agropecuaria y la firma de un convenio con la Asociación de Autoridades Indígenas Wayúu Aiwa, para el seguimiento ambiental a las medias de manejo efectuadas en la modificación parcial del cauce del arroyo Bruno, con una vigencia de tres años.

Se ha contado con una veeduría de la comunidad liderada por Carmen Jiménez, miembro de la comunidad quien fue capacitada por Cerrejón en temas ambientales: “Como veedora ambiental de la comunidad de Campo Herrera y con la educación que he recibido para desempeñar mi cargo, puedo hablar por mi gente y decir que se encuentran muy satisfechos de cómo ha avanzado el proceso; estamos muy atentos al comportamiento del arroyo, de sus plantas y animales, lo estaremos por los próximos años para garantizar que el nuevo cauce cumpla con las características del original.”

-Publicidad-

Paso a paso, Campo Herrera se ha convertido en modelo de diálogo y referente en temas de relacionamiento y trabajo conjunto. Cerrejón, mantiene su disposición y compromiso de mantener un diálogo informado, constructivo y respetuoso.

Marcos Mejía, gerente de Diálogo Social de Cerrejón hizo énfasis en la responsabilidad que ambas partes deben asumir ante los compromisos adquiridos a largo plazo, de los beneficios colectivos derivados de estos, pero sobre todo, entender que trabajar sobre unos objetivos comunes, es el mejor camino para alcanzar las metas propuestas.

-Publicidad-