El matadero está cerrado por decisión de Invima.
-Publicidad política pagada-

La planta de sacrificio de animal vacuno de Riohacha fue cerrada el pasado mes de marzo debido a que no cumple con las condiciones adecuadas para su funcionamiento. El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, decretó el cierre oficial, lo que ha causado malestar entre los trabajadores y ciertas dudas sobre el proceso a seguir sobre esta actividad en el distrito.

De acuerdo con la entidad, el matadero de Riohacha no cumple con muchas de las disposiciones del decreto 1500 del 2007, “por el cual se establece el reglamento técnico a través del cual se crea el Sistema Oficial de Inspección, Vigilancia y Control de la Carne, Productos Cárnicos Comestibles y Derivados Cárnicos”.

El Invima resaltó que la administración de Riohacha debe mejorar aspectos como: losas, trampas de grasas, mesas de uso para la carne y estructuras deterioradas.

-Publicidad-

Al igual que el Invima, la Corporación Regional Autónoma de La Guajira, -Corpoguajira- decidió suspender las actividades debido al vertimiento constante de desechos como la sangre en las tuberías sanitarias y posteriormente es llevada hasta la playa donde están cayendo los desechos orgánicos que se generan en la ciudad.

Miriam Castrillo.

Miriam Castrillo, habitante del barrio José Antonio Galán, zona donde se encuentra el matadero y edil de la comuna 3, asegura que las condiciones del matadero estaban afectando a los moradores.

“Hubo un tiempo que en el barrio los manjoles rebosaban y emanaban esos malos olores, no solo de aguas negras, sino esas aguas de color rojiza, como de sangre; hicimos el llamado a la empresa Asaa y ellos nos solucionaron el problema, lo sorprendente fue que encontraron partes de animales en las tuberías y eso era lo que estaba causando los rebosamientos”, señaló.

Castrillo añadió que no ha habido el suficiente interés de la administración distrital para realizar las debidas inversiones, que permitan que las actividades de sacrificio se hagan de manera correcta, cumpliendo las normas ambientales.

“Eso se veía venir, nosotros denunciábamos constantemente que el matadero no tenía las condiciones para operar, menos en una zona residencial, pero la administración no nos hizo caso, no le metió un peso y por eso es que lo cerraron”, agregó.

Tras el cierre, los ganaderos han tenido que recurrir al sacrificio de sus redes en el municipio de Maicao, en un matadero de carácter privado. Claramente, los costos para ellos han aumentado, puesto que deben transportarlos hasta el municipio fronterizo y expender la carne en Riohacha.

La falta de interés originó el cierre

Eugenio Benjumea Argote.

Cuando los propietarios de reses determinan que ya le llegó la hora final a sus reses y desean sacarle provecho, lo llevaban al matadero de Riohacha, donde debían pagar los servicios de esta Unidad para el correcto sacrificio. Posteriormente, la planta de sacrificio debe pagar impuesto de carne y leche; al igual que impuesto de degüello y sacrificio, que se destina a las arcas del departamento de La Guajira; y debe pagársele al Invima por sus servicios de asistencia médica.

Eugenio Benjumea, director de Servicios Públicos de Riohacha, asegura que anteriores administraciones no le dieron la importancia que requería esta unidad de servicio y en la actualidad, la administración adelanta un plan de inversiones para poder rescatar el matadero.

“Hemos recibido claramente las observaciones del Invima y estamos adelantando un plan de mejoramiento para que esta unidad siga funcionando”, señaló.

Por su parte, Jhon Jairo Bermúdez, firmador del ganado, aseguró que: “nosotros queremos soluciones prontas porque el Invima no pidió cosas complicadas, sino más bien sencillas, que se puedan hacer para recuperar el matadero. Estamos desempleados y nuestras familias dependen de eso”, dijo.

Jhon Jairo Bermúdez.

 Sin embargo, desde la administración departamental se habla de un Plan de Racionalización de Mataderos, en el cual se contempla construir una sola planta de sacrificio que provea los servicios para ganaderos de toda La Guajira.

La fundación Emprendedor Social, antes Fundación para el Desarrollo Educativo, Social, Cultural y Empresarial, que en los últimos años ha administrado las unidades de servicio,  firmó un nuevo convenio con la administración distrital para la operación de la planta de sacrificio animal, desde diciembre de 2017. Su representante legal, Manuel Ibáñez, aseguró que la fundación está ejecutando el convenio acorde a lo establecido en el mismo.

“Hemos hecho nuestro mayor esfuerzo por mantener el matadero en estos últimos meses que llevamos al mando. Sin embargo, no podemos cargar la responsabilidad porque al distrito se le ha hecho varias advertencias de parte de las entidades ambientales para que adecuen este establecimiento, pero las inversiones han sido nulas. Ahora estamos con déficit porque lo que se recauda no alcanza para mantener el sitio”, dijo.

Ibáñez añadió que en el matadero se recauda un aproximado de 44 millones de pesos, el 90 por ciento se destina a impuestos y pago de nómina. Las tres unidades le otorgan cinco millones mensuales a la Alcaldía.

Corpoguajira ordenó suspender las actividades debido al vertimiento constante de desechos como la sangre en las tuberías sanitarias y posteriormente es llevada hasta las playas.

Según Johan Silva Pinto, administrador, el cierre del matadero ahora generará mayores problemas, pues los dueños de los animales seguramente buscarán donde sacrificar por fuera del lugar oficial. “Desafortunadamente esto también estimulará el contrabando de carne que ya es una realidad diaria y que subsiste pese a las notificaciones que hemos hecho en las instancias competentes”, dijo.

Según los trabajadores, debido a la carne de contrabando traída de Venezuela, el número de reses sacrificadas disminuyó un 50 por ciento, pasaron de 800 animales diarios, a tan solo 400.

Los empleados también han manifestado ante la Personería Distrital de Riohacha, que supuestamente el representante del Fundación ha estado administrando deficientemente la unidad de la planta de sacrificio, apropiándose de recursos que deben ser invertidos en el establecimiento.

Hugues Tatis Ariza.

El personero de Riohacha, Hugues Ariza Tatis, aseguró que ha recibido varias denuncias de empleados acerca de irregularidades en la administración de estas unidades de servicio.

“Tenemos un material probatorio importante donde se ve involucrado el representante legal. Ya hemos abierto indagación preliminar  y posteriormente se abriría una investigación disciplinaria para conocer la verdad sobre este caso que hoy afecta a los habitantes de Riohacha. Al parecer, no se está cumpliendo a cabalidad con las disposiciones expuestas en el Convenio de Cooperación 017 de 2017”, señaló.

-Publicidad-