Charco de agua limpia que luego se convierten en sucia y con un mal dolor, son un dolor de cabeza para los vecinos por culpa de la mala administración de la empresa Asaa en Riohacha.

Por Astrid Castillo López.

Los malos olores que genera el cargadero de agua de Asaa y las condiciones inadecuadas en las que se encuentra el mismo, son las principales quejas que manifiestan los choferes de los carros tanques y los mismos vecinos de esta empresa, que se encarga de distribuir el agua en Riohacha.

El denunciante explicó que, desde hace dos años se vienen quejando ante la empresa sobre las condiciones en las que se encuentra este cargadero que se convierte en un lodazal y acumulador de agua que genera malos olores. 

-Publicidad-

Uno de los vecinos quien pidió no ser identificado, afirmó que, “el agua se bota, ella corre hacia una de las calles del barrio formando también grandes charcos que por estar empozada genera olores fétidos, afectando la salud y tranquilidad de los habitantes”.

Ante este hecho, José Gregorio Lobo, gerente de operaciones de Asaa explicó que ya se estaban presentando unas soluciones por parte de la empresa, señaló que esta situación debe generar también un compromiso por parte de los carro tanque pues muchas veces en el momento del llenado no están pendiente, se distraen y por ello el agua se bota y corre hacia las calles vecinas.

Lobo explicó que las acciones a seguir por parte de la empresa consistía en suprimir la actividad del último cargue, el cual está afectando directamente a quienes se han quejado de esta situación, “se habilitaran los primeros tres cargue y se hará seguimiento con el guardia asignado en ese punto”.

De igual modo, el gerente de operaciones de Asaa a nombre de la empresa asumió el compromiso de apoyar a la comunidad con dos viajes de relleno para suplir las afectaciones generadas en casa, aclaró que esto se hizo con el compromiso de que los vecinos realicen un trabajo colaborativo con la empresa para el riego de la misma.

-Publicidad-
-Publicidad-