Este fue el vehículo impactado en cinco oportunidades por dos personas que se desplazaban en una motocicleta, a la altura de Casa Azul, en zona rural del municipio de Manaure.

Dos atentados, un posible falso positivo y una intimidación a través de un pasquín, es la estadística que tienen los miembros de una organización Wayúu sin ánimo de lucro que le reclamaban al Icbf que actué conforme a la ley y no viole los derechos de los pueblos indígenas en La Guajira.

A los líderes José Silva Duarte y Ramón Viecco Ariza, desconocidos le realizaron un atentado la noche del sábado en la vía que de Uribia conduce al municipio de Manaure, a la altura de Casa Azul, cuando su vehículo fue impactado en cinco ocasiones por el parrillero de una motocicleta que los persiguía.

La organización ‘Nación Wayuu’ es una Ong que desde su nacimiento ha tenido ciertos reparos de cómo el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar lleva los programas y de manera irregular entra a las comunidades.

-Publicidad-

Argumenta Silva Duarte: “nunca hemos tenido problemas con nadie, ojalá la Fiscalía actué de manera urgente; porque estos atentados nos preocupan demasiado, si bien es cierto, este es un proceso que hemos venido liderando desde el año pasado, que nos ha costado nuestra tranquilidad, son las denuncias puntuales contra el Icbf por el comercio ilegal de cupo de niños y las contrataciones a dedo que ellos hacen”.

Dice Silva que esta situación la conoce la Fiscalía General de la Nación, seccional de La Guajira, pero a la fecha no se ha pronunciado. Esperan con este nuevo Director las cosas puedan marchar y se esclarezca la situación que los mantiene intranquilos y en alerta máxima.

La Ong, impetró una Acción de Tutela, siendo fallada a su favor por el Tribunal Superior de Riohacha, en donde le ordena al Icbf realizar una consulta previa para el tema del ingreso de los operadores a los territorios indígenas.

Según Silva, la entidad inconsultamente delega a dedo a las organizaciones para que entren y presten el servicio sin antes consultarle a las Autoridades Tradicionales, como lo establece la ley.

Para el Líder las organizaciones que han entrado a los territorios indígenas y que han realizado un trabajo pésimo son: Fundaciones Fundaalianza, Cámara Junior Capitulo Waima y la Cruz Roja en la Alta Guajira.

Finalmente, José Silva Duarte argumenta que pese a que el Gobierno Nacional le giró el año pasado al Icbf la suma de 226 mil millones de pesos, todavía se siguen muriendo los niños.

Es preciso recordar que el mes pasado, el movimiento Nación Wayuu denunció haber recibido amenazas contra varios líderes sociales del municipio de Uribia; quienes muchos de sus miembros le aparecieron sus nombres en un pasquín: Yelenka Gutiérrez, exsecretaria de Asuntos Indígenas de La Guajira: Brandon González, Laurina Gutiérrez y Donaldo Iguarán.

En el panfleto también aparecieron los líderes Aura Barros y el actual concejal de Uribia, Bonifacio Henríquez.

-Publicidad-
-Publicidad-