Incrédulos están los guajiros ante Operación Guajira

Luego de las constantes denuncias realizadas por los líderes indígenas, ante las altas cifras de muertes de niños por desnutrición en La Guajira, nuevamente el gobierno a través del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar realizó la Operación Guajira con el objetivo de llegar a las zonas más apartadas y conocer la realidad en la que viven las comunidades, familias y las personas que requieren atención por parte del gobierno.

En esta jornada participaron más de 600 funcionarios, que según el informe del Icbf en seis días se cumplió el 80 por ciento de la meta proyectada, logrando visitar 190 comunidades, atendiendo 3.290 familias, 6.385 niños fueron valorados nutricionalmente y se reportaron 248 con riesgo nutricional a la Secretaría de Salud Departamental.

Este operativo ocupó las páginas de los medios de comunicación colombiano mostrando todas las acciones realizadas sin embargo, para algunos líderes y críticos Wayúu este es un evento más, ‘pañitos de agua tibia’, ‘un show mediático’, por parte de los funcionarios del estado que quedarán en el recuerdo de los guajiros.

-Publicidad-

Tal como sucedió con la brigada médica pediátrica y nutricional, ‘ni uno más’ realizada en el año 2014 con la intención de brindar atención médica prioritaria en pediatría y nutrición a 525 niños con desnutrición aguda, previamente identificados a través del Icbf.

En 2016 esta misma Institución presentó su balance anual destacando que ese año atendieron más de 107 mil personas en La Guajira. Sin embargo, para ese periodo las muertes por desnutrición llegaron a 90.

Estas ayudas que llegan al Departamento para aplacar o mitigar esta problemática que viven las familias del territorio guajiro, aunque son bien recibidas, para los habitantes de las distintas comunidades no es suficiente porque quienes llegaron a visitarlos se van y los problemas continúan su curso.

En este sentido, es necesario que los entes nacionales  realicen más control y seguimiento para darle solución a los casos de niños con riesgos de desnutrición y las otras problemáticas encontradas, coordinando el trabajo con los miembros de las comunidades, es importante que se escuche lo que ellos piensan.

De no realizarse un trabajo coordinado, lamentablemente se seguirán muriendo los niños a causa de la desnutrición, desafortunadamente en estos territorios no hay agua para consumo humano, no hay alimentos y mientras siga esta problemática seguiremos observando cómo se realizan estas jornadas, que no están mal y el guajiro lo agradece, simplemente hay que buscar la raíz de este problema.

Es importante recordar que no solo están en riesgo los niños, también las madres gestantes, lactantes y la población de la tercera edad también se verá afectada.

-Publicidad-