Los riohacheros luchan por tener un sistema de salud que sea acorde a la ciudad.
-Publicidad política pagada-

Por Astrid Castillo López.

Cada siete de abril de 2018 se conmemora el Día Mundial de la Salud, esta fecha fue escogida para recordar el nacimiento de la Organización Mundial de la Salud en 1948, todos los años se escoge un lema diferente, haciendo un llamado a toda la sociedad y a las instituciones a luchar contra los problema de salud existentes en las regiones.

Este año la OMS pide a los líderes mundiales que se comprometan a adoptar medidas concretas para promover el respeto y derecho a la salud de todos los ciudadanos.  Según esta organización se logra una cobertura sanitaria universal (CSU) cuando hay una firme determinación política.

-Publicidad-

Esto quiere decir que el estado deber  garantizar que todas las personas, en cualquier lugar, puedan tener acceso a servicios de salud esenciales y de calidad sin tener que pasar apuros económicos.

Para los guajiros la lucha por el acceso a la salud es constante, en estas tierras se ha venido observando un deterioro en la prestación de este servicio que según la OMS es un derecho de todos los ciudadanos y el estado deber ser garante de ella.

Según información suministrada por la Secretaría de Salud de Riohacha, a través de este organismo se han realizado jornadas de intensificación de vacunas en las distintas comunas del Distrito.

También señalan que se han realizado campañas de verificación y seguimientos a los servicios de atención en salud a las IPS públicas y privadas con la finalidad de garantizar la oportuna prestación y calidad del servicio a la población.

Sin embargo, las quejas de los usuarios en cuanto a los servicios se realizan de manera constante por las tardías atenciones que reciben al solicitar las citas médicas o de urgencias.

Por otra parte, a nivel departamental se han registrado niños con altos grados de desnutrición, especialmente en las comunidades de la Alta Guajira, donde el acceso de salud es limitado y los pacientes deben recorrer varios kilómetros para llegar a los centros asistenciales más cercanos.

Los habitantes de estas comunidades señalan que la atención por parte de los médicos, es mala, hay poca amabilidad, “el trato es inhumano cuando tienen pereza de trabajar”.

De igual modo, destacan que la atención es condicionada “hay personas que vienen de lejos para tomar turnos y los que son amigo de las enfermeras o familiares son atendidos rápidamente”.

Algunas personas señalan que en las rancherías si un paciente requiere atención urgente debe esperar que llegue la ambulancia de Nazaret, que la mayoría de las veces no está disponible  porque no hay médico permanente en los centros de salud que habilitan, solo hay una auxiliar de enfermería y la atención es básica.

-Publicidad-