La gente está trabajando para comer, porque la situación económica está demasiado dura.

La  informalidad laboral en el Distrito Turístico y Cultural de Riohacha no se detiene, ya que en las tres últimas mediciones su tasa ha venido creciendo. Las cifras en Colombia que fueron reveladas el martes 10 de marzo por el Dane para el trimestre  diciembre 2017 – febrero 2018, señalan que las tasas han  disminuidos 48,2 por ciento para 23 ciudades.

La informalidad se origina cuando una sociedad, ciudad, región  o nación no cuenta con  los medios y recursos suficientes para que un sector de la población pueda acceder a un nivel de ingreso justo, estable y con la protección social suficiente (cobertura en salud y pensión) que permitan  trabajar de manera segura y  atender  las necesidades básicas del hogar.

La informalidad laboral, es uno de los determinantes que hay que tener en cuenta al momento de hacer un balance de la alta incidencia que tiene la pobreza, pobreza extrema monetaria y la desigualdad existente en la capital de La Guajira.

Cesar Arismendi Morales.
-Publicidad-

Para Cesar Arismendi Morales, director del Centro para el Pensamiento Guajira 360°, se evidencia que la informalidad es multicausal y entre ellas se encuentran: el nivel de desempleo, el desempeño económico, la composición de la base productiva, la  estructura de la base exportadora y las características microeconómicas del mercado laboral local y regional.

“Los empleos informales se concentran en sectores de baja productividad y generalmente se caracterizan por el uso de tecnologías obsoletas y trabajo que no exige calificación, lo que incide en la baja remuneración y en la existencia de un largo horario de trabajo”, indicó Arismendi Morales.

En un taller recientemente convocado por el PNUD y el Ministerio de Trabajo en relación con el análisis del mercado e informalidad laboral en las ciudades de Riohacha y Maicao, los participantes   resaltaron algunas causas locales incidentes en la problemática, entre otras: la pequeñez de la estructura económica, el bajo gasto y poca inversión de los gobiernos territoriales.

La informalidad está predominando en Riohacha.

También son factores, la población migrante venezolana que se articulan al comercio, construcción, servicio de belleza, confecciones, alimentos y bebidas. Allí se resaltó que la mujer, es el segmento poblacional más afectado por la informalidad laboral  y el desempleo.

En torno de las limitaciones o barreras que tiene la población  para acceder a un empleo de  calidad, señalaron: la pertenencia a “rosca” o grupo político, formación no pertinente para desempeñar el cargo ofrecido, poca visibilización de las posiciones ocupaciones ofrecidas por las empresas, las agencias públicas de empleo, desarrollan dichas actividades para cumplir con la Ley, más no para que el proceso se haga realidad, es decir, que sean útiles en encontrar la oferta con la demanda laboral y que este se cierre  hasta  asignar la posición ocupacional ofertada.

Según Arismendi Morales, en Riohacha parece que la formación académica es un obstáculo para acceder a un empleo, reflexión que remite a pensar  que en  la ciudad existe un desempleo estructural, no por falta de demanda, sino por los cambios en los patrones de demanda y existencia de formación del recurso humano en competencias que no son las exigidas en las posiciones ocupacionales, lo que  requiere una reconversión de la mano de obra existente, para hacerla más pertinente.

La venta indiscriminada de carne proveniente de Venezuela, está dañando la plaza en Riohacha y Maicao.

En consistencia con lo anterior, existe un importante segmento poblacional  que teniendo una formación, ella resulta irrelevante  para el desempeño laboral requerido. Ese hecho lo  excluye del mercado y lo remite a participar del sector informal o de baja productividad.

Esta problemática, se antepone a la arraigada concepción de que a mayor número de años de permanencia en el desarrollo académico  se garantiza un mejor acceso a un empleo formal,  digno, seguro y estable, es decir,  que  la educación por sí sola no puede garantizar la obtención de un empleo en el sector formal.

-Publicidad-