Por Alcides Vence Ibarra.

A pesar de la abundancia de agua en el cauce del río Carga barros para alimentar con el preciado liquido a la planta de tratamiento en este municipio, es una estrategia permanente de la empresa prestadora del servicio los racionamientos en los diferentes sectores de la localidad.

Este medio de comunicación conoció, que aunque en determinados barrios el servicio este programado para determinado día, no llega a los grifos de las viviendas y cuando la tienen no creen sea conveniente utilizarla para el consumo humano lo que los obliga a comprar los paquetes que se venden en las tiendas o las cantaras que traen de Los Pondores o Valledupar.

-Publicidad-

El número impreciso de turbinas que instalan en las cañerías también favorece el bajón del agua en determinados hogares que llevan días sin proveerse para su utilización en las labores domesticas.

Esta es una de las tantas preocupaciones de los habitantes de este municipio quienes esperan soluciones concretas en la prestación del servicio de agua potable y así cumplir con el pago oportuno de los recibos expedidos por Aguas del Sur de La Guajira.

-Publicidad-