No quedó nada que sirva, porque las paredes quedaron sentidas, producto de manos malintencionadas en Fonseca.

Como un acto infame, lleno de sevicia, de odio, de maldad, orquestado por una mente macabra que solo quiere hacerme daño, fue catalogado por Johana Agudelo Gutiérrez, propietaria de la vivienda incinerada en Fonseca.

Según la afectada los hechos se registraron la madrugada del pasado 14 de abril, en la calle 23# 17-124, barrio el Retiro, hasta donde llegaron los autores de este hecho quitando una teja de eternit del techo y quemaron la habitación con todos los elementos de valor que encontraron: computadores, turbina, lavadora, abanico, colchones, cama, ropa, calzado, fotografías, cámara fotográfica e impresora.

La conflagración incineró el techo del cuarto, las ventanas estallaron en mil pedazos, las paredes se agrietaron, el sistema eléctrico quedó totalmente dañado y destrozaron todo lo que encontraron a su alrededor.

-Publicidad-

Estos hechos serán puestos en manos de las autoridades competentes ya que son motivos de investigación, resaltando que la afectada no se encontraba en su residencia en esos momentos es por eso que da las gracias a Dios ya que convive con su hija una menor de edad, se encontraba durmiendo en la casa de su madre en otro extremo de la ciudad.

Agudelo Gutiérrez, manifiesta  no tener indicio y sospecha de quien pudo atentar de esa forma en su residencia, pero que serán los entes competentes quienes determinarán los verdaderos resultados.

a lo que ella en su relato envía un mensaje de esperanza y perdón a los que actuaron sin medir consecuencias en este ataque:

Pero si reconoce que “fue un hecho pensado, planificado fue con la intención de hacerme daño a mi directamente, Sin embargo, aprovecho esta oportunidad para decirle a esos individuos que todo se lo dejo a Dios”.

Igualmente, dijo desearle muchas bendiciones, “que todo el mal que me desean se los devuelvo por bien, que mi corazón es muy noble como para sentir odio y resentimiento y desperdiciar mi tiempo y tranquilidad en sentimientos que no valen la pena, concluyo la afectada”.

-Publicidad-
Cargando...