El ataúd fue cargado en hombres por sus compañeros de estudio, quienes se turnaban llevando el féretro desde la catedral hasta el cementerio Central.

Por Evelin Barrios Florez.

La Capital de La Guajira se vistió de luto. Este sábado en medio de llantos, tristezas y desconsuelo, familiares, amigos y compañeros de estudio, se despidieron de Javier de Jesús Pimienta Puente.

En horas de la mañana, en cámara ardiente, la familia cerromarense ofreció un sentido homenaje a ‘Chavi’, donde compañeros, profesores y amigos en medio de canticos, palabras de exaltación y honra daban último adiós a este ser maravilloso, carismático, espontaneo y extraordinario como todos lo describen.

-Publicidad-

Se fue uno de los guerreros, ese fue el nombre que escogieron para la promoción de bachilleres del Gimnasio Cerromar, que este fin de año tomaba grado, que en inglés se denomina Warriors y así describieron a ‘Chavi’.

El cuerpo docente y estudiantil de Cerromar, así como vecinos del barrio Manantial, conocidos de la familia Pimienta Puente y muchos habitantes de Riohacha se quebrantaron ante la triste perdida.

A las 4: 00 pm en la Catedral, se llevó a cabo una misa en su honor, donde la gran multitud de acompañantes estuvieron con la familia hasta el último momento. Se observan rostros de desconsuelo y llanto que en medio de una caminata acompañó el ataúd hasta el cementerio central.

Su señora madre, Mauren Puente Vidal, quien luego conoció la nefasta noticia, tuvo serios quebrantos de salud, se encontraba en total congoja, aferrada al féretro de su hijo, de no poder ver más a su ‘Chavi’, fueron escenas que estremecieron a los presentes.

Javier de Jesús Pimienta Puente, en palabras de su tío Álvaro Puente, ‘sería un prospecto positivo para esta sociedad’ pero que, como familiares y amigos aseguraron, hoy es un ángel más que está en el cielo.

-Publicidad-