Los cabildos gobernadores les preocupa la tardanza porque aún no se cumple la sentencia T 256 de 2015 de la Corte Constitucional.
-Publicidad política pagada-

Por Pablo Gámez Sierra.

Preocupados se encuentran los cabildos gobernadores y autoridades tradicionales, de los resguardos indígenas de Provincial, San Francisco, Sahino, Cerrodeo, Trupiogacho y Nuevo Espinal, por la tardanza en el cumplimiento de la sentencia T 256 de 2015, emanada de la Corte Constitucional.

En esta sentencia se le ordena al Ministerio de Vivienda, a la Gobernación de La Guajira, la empresa Cerrejón y al Municipio de Barrancas, a que elaborarán cuanto antes un plan de agua definitivo para todas las comunidades Étnicas y Tribales del sur de La Guajira y hasta la fecha esto no se ha cumplido.

-Publicidad-

Los cabildos gobernadores son: Álvaro Ipuana, de Nuevo Espinal; María Isabel Epiayuu Epiayuu, de San Francisco; Luis Segundo Wariyú, Provincial; Jaider Enrique Epiayuu López, Sahino; José Francisco Epiayúu, Cerrodeo y Rafael Enrique Uriana de Trupiogacho.

Quienes el fin de semana se reunieron en la sala de crisis, con la delegada de la alcaldía Municipal de Barrancas, Yohana Pinedo Suárez, la cual indicó que el alcalde Jorge Cerchiaro Figueroa, más que una sentencia la ha considerado como una oportunidad para resolver una problemática que no es nueva, tanto para la cabecera municipal, como para las comunidades indígenas de esta jurisdicción.

Señaló Pinedo Suárez que, en la mesa de agua, donde participan las entidades involucradas, se ha avanzado en algunos aspectos, pero existe cierta preocupación porque la empresa Cerrejón, contrató un grupo de consultoría para el tema del levantamiento del diagnóstico, sin embargo a la fecha el proceso continuo con algunas dificultades en el trabajo de campo, por lo disperso en que se encuentran las comunidades.

La funcionaria municipal fue enfática en afirmar que el componente más importante en los proyectos de agua y saneamiento básico, se basan en la planeación y la sostenibilidad. Se  han encontrado una serie de vicisitudes y falencias en muchas de las inversiones del pasado, que fueron hechas sin la debida planificación y hoy están convertidas en elefantes  blancos por falta de estudios previos.

Por su parte, los cabildos gobernadores, las autoridades tradicionales y tribales del sur de La Guajira, coinciden en que el proceso de cumplimiento por parte de los organismos condenados por la Corte Constitucional, va demasiado lento.

Finalmente, acordaron que para la próxima semana habrá una nueva reunión, afín de reactivar la mesa, que permita lo más pronto posible el cumplimiento obligatorio de la sentencia T 256 de 2015, antes de que se venzan los términos.

-Publicidad-