Por Claudia Montes Mendoza.

Las Madres son el mejor ejemplo de entrega y perseverancia. Sus hijos representan el esfuerzo de toda una vida y son motivo de momentos de orgullo que perdurarán en su corazón, siempre.

María Teresa Silva, de 60 años de edad no es la excepción, mujer que indiscutiblemente, es protagonista de vida. Ha luchado Contra todas las adversidades con pasión y coraje para sacar adelante a toda su familia, junto a su esposo Alfonso Vargas, llevan 45 años de casados y de cuyo matrimonio nacieron seis hijos y 13 nietos.

-Publicidad-

La buena relación que tiene con el padre de sus hijos ha permitido el buen ambiente familiar, “es un hombre excepcional, es un excelente padre y un gran amigo. H8a estado conmigo en las buenas y las malas, superando cada infortunio que se nos ha presentado, pero siempre agarrados de Dios”, expresó Teresa.

Doña Teresita, como todos la conocen todos en su barrio el 7 de Agosto, lleva más de 20 años dedicados a la venta de tamales tolimenses y aunque gana menos del salario mínimo dependiendo de las temporadas, le “alcanza para sobrevivir”, a pesar de tener a su cargo a tres de sus nietas.

Para ella no ha sido fácil, pero gracias a su esfuerzo y el de su esposo, poco a poco ha logrado su sueño. Como madre tiene claras sus prioridades y lucha cada día por sacar adelante su familia y cumplir las metas que se ha propuesto.

Teresita nos deja estas palabras para aquellas mujeres y madres de hoy día, “echen pa’ lante, no se dejen menoscabar de nadie, nosotras valemos mucho y tenemos mucha capacidad, hasta más que los hombres, para cualquier trabajo y sobre todo para echarnos al hombro la responsabilidad de un hijo”.

Teresita, junto a su esposo Alfonso Vargas ha sacado su familia adelante.

El Día de las madres supone que se celebra con el fin de hacerle reconocimiento al trabajo más duro y difícil: criar, educar y acompañar a los hijos durante toda la vida y por ese motivo todos los días se debería honrar a quien nos trajo al mundo.

-Publicidad-
-Publicidad-