Por Astrid Castillo López.

Cuando de salir a beber se trata, un buen ambiente y una buena música que amenice el lugar no puede faltar en cada ronda de cervezas, si la música es de Diomedes seguramente las ganas de quedarse y seguir bebiendo va en aumento.

Deniris Vanegas, propietaria del establecimiento.

La mezcla de estas características las ha sabido combinar la señora Deniris Vanegas quien lleva 20 años administrando su local de venta de cervezas, el cual tiene la particularidad de amenizar el ambiente solo con canciones de Diomedes Díaz, cosa que le gusta a sus clientes.

-Publicidad-

Para nadie es un secreto que este cantautor del genero vallenato sigue en los corazones de sus fanáticos, el solo hecho de escuchar su música le puede alegrar el día, ayudar a curar las penas de amor o simplemente estar ahí para pasar un rato agradable.

Luis Ángel Fernández, se considera fanático numero uno de este artista, este joven cuenta que tiene un puesto de venta de ropas cerca del local y todos los días se acerca al lugar para escuchar la música y los vídeos de este cantante del género vallenato porque se siente identificado con muchas de las letras de sus canciones.

Como Luis Angel son muchos los hombres que se acercar al rincón de Diomedes a tomarse sus cervezas mientras cuentan sus historias teniendo de fondo musical al gran cantante de vallenato.

Luis Ángel Fernández

La dueña del local destaca que este negocio lo inició junto a su pareja, sin embargo un 11 de noviembre de 1999 por una deuda de cervezas fue asesinado delante de ella. Desde entonces le ha tocado seguir adelante y continuar administrando sola “el Rincón del Cacique”.

Deniris Vanegas, señala que el rincón del cacique está abierto de lunes a lunes para atender a los clientes de seis a seis de la tarde, “la mayoría de los clientes son los viajeros que antes de irse se toman sus cervecitas para refrescarse”.

Esta uribiera subraya que la gente la quiere y la respeta,  por eso ella se esmera en atenderlos y complacer a quienes quieran escuchar cantar a Diomedes Díaz.

-Publicidad-