Haciendo milagros para sobrevivir

Por Eira González Palmar

Esa  es la premisa de la mayoría de los venezolanos que hoy habitan en el municipio de Maicao, quienes diariamente se esfuerzan por conseguir su sustento, en vista de la difícil situación que se vive en su país.

En el centro de Maicao abundan los comerciantes informales y es, precisamente, a ese oficio que se han dedicado las y los venezolanos.

-Publicidad-

Ana Baleta es una de ella; recibe toallitas húmedas a consignación para venderlas y obtener algunos pesos, que si bien no representa una alta suma, si sirve para mantenerse ella y sus hijos.

Ana relata: “Llegué hace cinco meses, al principio fue difícil porque no tenía trabajo. Ahora me dedico a vender toallitas y eso ayuda. Me gano 500 pesos por paquetes”.

Ana Baleta, trabaja como comerciante informal.

Dentro del mismo ramo de venta está Lilibeth Prieto, quien está en el negocio recientemente. “Tengo como 15 o 18 días vendiendo pañitos húmedos; vendo con mis dos hijos porque no hay trabajo y hay que sobrevivir”.

Aunque ambas madres venezolanas manifiestan su deseo de regresar a su país, también explican que ser comerciantes informales es la manera más accesible de obtener ingresos en Maicao si no se cuenta con una profesión o con documentos en regla que permitan un mejor empleo.

Es importante destacar que muchos comerciantes colombianos se solidarizan con estos hermanos que viven momentos difíciles y les tienden una mano facilitándoles productos a consignación o permitiendo que se les paguen por cuotas.

-Publicidad-
Cargando...